Vannes, municipio situado en la costa sur de la región de Bretaña, es la capital del departamento del Morbihan y la cuarta área metropolitana de Bretaña. Se trata de la ciudad más grande entre las sedes de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA, pero no de la menos encantadora. No en vano, tierra y mar se entremezclan armoniosamente allí, en medio de un universo medieval.

Vannes se fue expandiendo en torno a su centro histórico, que se encuentra en la confluencia de tres colinas: la del Mené (donde se ubica el intramuros de la ciudad), la de Boismoreau (donde está situado el barrio de San Paterno) y la de la Garenne (que alberga el palacete de la prefectura, los jardines de la prefectura, el parque de la Garenne y la sede del consejo general del Morbihan).

Al sur de Vannes se encuentra el Golfo del Morbihan (que significa “pequeño mar” en bretón). Se trata de un mar interior sembrado de unas cuarenta islas; algunas de ellas habitadas, como la isla de Arz y la isla aux-Moines. El Golfo es un lugar único, donde la tierra y el mar se entremezclan en paisajes cambiantes.

Fútbol
El Vannes Olympique Club (o Vannes OC), surgido en 1998 de la fusión del Véloce Vannetais y del Football Club de Vannes, vivió su momento de gloria en 2009, cuando alcanzó contra todo pronóstico la final de la Copa de la Liga. También llegó a los cuartos de final de la Copa de Francia en 2007. En lo que respecta a la liga, su mejor resultado sigue siendo un 10º puesto en la segunda división francesa; aunque poco después descendió de categoría y, actualmente, milita en la quinta división.