Después de lo visto en los últimos meses, el desenlace parece lógico ... El fútbol alemán vive una época de bonanza en este 2014 en el que ha tomado por costumbre subirse al escalón más alto del podio en toda competición en la que participa. Negro, rojo y amarillo son los colores de moda en los últimos meses, en lo que a fútbol de cualquier categoría se refiere. Luego del éxito de los sub-19, campeones de Europa, de los mayores en la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, las chicas sub-20 no han querido ser menos y se han ceñido la corona de campeonas del mundo en Canadá.

“Pasamos todo el verano animando al equipo masculino en Brasil y su éxito definitivamente nos motivó”, declaró la seleccionadora Maren Meinert tras alzar el trofeo. “No esperábamos necesariamente seguir sus pasos y estar aquí como campeonas del mundo, pero estamos muy orgullosas. Y la calidad de los equipos a los que vencimos hace que nos sintamos especialmente satisfechas”.

Las alemanas no tomaron el camino fácil. El sorteo les deparó un grupo complicado con Brasil, la RP China y la defensora del título, Estados Unidos. Y, tras adjudicarse esa liguilla, les esperaban duelos aún más rigurosos ante Canadá, país organizador, Francia y Nigeria. En todos esos encuentros, las muchachas de Meinert dieron a veces la impresión de pasar apuros, e incluso de verse superadas. Francia, campeona de Europa —que había derrotado a Alemania durante la campaña continental— se mostró claramente superior en la semifinal, registrando 22 disparos a puerta, por cinco de las germanas.

La final siguió un guión similar: Nigeria, que hubiera sido también una digna campeona, creó muchas más, y mejores, ocasiones. Así, no sorprendió ver a jugadoras de las Bleuettes y las Falconets copar la clasificación del Balón de Oro adidas.

Y no es que las alemanas careciesen de calidad, ni que ganasen gracias a la suerte. Aunque no tuviesen una estrella que destacase por encima de las demás, ni arrollasen a sus adversarias, las discípulas de Meinert fueron eficientes y dieron a su país una tercera Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA, igualando el récord de Estados Unidos, con una combinación de unidad, fortaleza psicológica y voluntad de triunfo, que ningún otro equipo logró tumbar.

Historias de superación
Nigeria y Francia, segunda y tercera respectivamente, exhibieron otras cualidades. Las africanas saltaban al campo cantando y bailando, y demostraron esa misma efervescencia en su fútbol, con goles tempraneros —incluidos los dos más rápidos de la historia de la prueba—, algo que se repitió en todos sus partidos. Contaron asimismo con la mejor futbolista de Canadá 2014, Asisat Oshoala, Balón de Oro y Bota de Oro adidas, quien desplegó su mejor juego en la extraordinaria victoria de semifinales sobre la RDP de Corea, al marcar cuatro dianas.

Francia, por su parte, deleitó con un fútbol de altura, además de presentar a varias estrellas en ciernes. Claire Lavogez, por ejemplo, se ganó al público canadiense con sus acciones espectaculares y sus goles fantásticos, y la central Griedge Mbock Bathy —Balón de Oro en el Mundial sub-17 de 2012— volvió a dejar claro que tiene un gran futuro.

El éxito no se limitó a las ocupantes del podio. Nueva Zelanda hizo historia al llegar por primera vez a las fases de eliminatoria, mientras que Paraguay tuvo un desempeño encomiable en su primera participación en el Mundial sub-20 femenino. También hay que mencionar a las selecciones asiáticas: la RDP de Corea y la República de Corea superaron sus respectivas liguillas, y la RP China protagonizó el que posiblemente fuese el choque más vibrante del torneo, un empate a 5-5 con el equipo que terminaría llevándose el título.

Los hinchas canadienses disfrutaron de una de las grandes reacciones del torneo. Después de caer en su estreno y de llegar a ir perdiendo 2-0 en su segundo partido, las jóvenes Canucks de Andrew Olivieri consiguieron rehacerse para acceder a los cuartos de final.

La calidad del juego motivó una generosa respuesta del público, tanto en las gradas como en Internet. La cobertura informativa y los resúmenes de FIFA.com tuvieron un gran seguimiento, y los vídeos de algunos de los goles más espectaculares no tardaron en hacerse virales. Vale la pena ver de nuevo tantos como los de Lavogez o la inglesa Beth Mead.

El torneo ha avivado el interés por la Copa Mundial Femenina de la FIFA™ de 2015, y Canadá, tal y como se esperaba, demostró ser un anfitrión entusiasta y hospitalario.

Los Mundiales se construyen sobre emociones como las que deparó esta competición y, además de proporcionar a las mayores promesas del fútbol femenino un escenario fantástico en el que dar a conocer y desarrollar su talento, Canadá 2014 ha dejado el listón muy alto para los próximos torneos.

Países participantes
Alemania, Brasil, Canadá, Costa Rica, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Ghana, Inglaterra, México, Nigeria, Nueva Zelanda, Paraguay, RDP de Corea, República de Corea, RP China

Clasificación Final
1. Alemania
2. Nigeria
3. Francia
4. RDP de Corea

Sedes y estadios
Estadio Olímpico (Montreal), Estadio Nacional de Fútbol (Toronto), Estadio Commonwealth (Edmonton), Estadio de Moncton (Moncton)

Número de goles
102 (un promedio de 3,2 por partido)

Máximas goleadoras
Bota de Oro adidas: Asisat Oshoala (NGA) (siete goles, dos asistencias)
Bota de Plata adidas: Pauline Bremer (GER) (cinco goles, seis asistencias)
Bota de Bronce adidas: Sara Daebritz (GER) (cinco goles, dos asistencias)

Premios
Balón de Oro adidas: Asisat Oshoala (NGA)
Balón de Plata adidas: Griedge Mbock Bathy (FRA)
Balón de Bronce adidas: Claire Lavogez (FRA)
Guante de Oro adidas: Meike Kaemper (GER)

Número de espectadores
288.558 (un promedio de 9.017 por partido)