Se levanta, grita, y hasta se lleva las manos a la cabeza ante alguna ocasión fallada. Bright Dike asiste como un aficionado más a la gran final de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA 2014, aunque el delantero del Toronto FC y la selección de Nigeria vive el partido con especial pasión. Su hermana Courtney está en la cancha y él ha venido a verla hasta Montreal desde Toronto, donde el día anterior su equipo jugó ante los Chicago Fire. “Esto de ver el fútbol como espectador es una experiencia distinta, y me pongo más nervioso, pero tengo fe y confianza en ella. Ha hecho un gran trabajo y toda la familia estamos muy orgullosos”.

Entre ocasión y ocasión, FIFA.com pudo charlar con el hermano. Al final, como sucediera en 2010, Alemania dejó a Nigeria sin premio (0-1), pero Courtney Dike termina su aventura canadiense como subcampeona del mundo y como la autora del gol más rápido de la historia del torneo. ¿Quizás parte de los éxitos de la delantera se deban a los sabios consejos de Bright? “He seguido todos sus partidos por internet y he podido hablar con ella tanto antes como después de los encuentros. Le digo qué hizo bien, qué hizo mal, en qué debe trabajar más… Es muy buena jugadora, ¡y además ha seguido mis consejos!”, sonríe con orgullo.

Aunque Bright es, de momento, el único jugador profesional de la familia Dike, el delantero de las Súper Águilas ve mucho potencial en su hermana Courtney. “Es una delantera muy lista. Corre muy bien buscando la espalda de la defensa, se mueve bien entre líneas… Y ésa es una de las mejores cualidades que se pueden tener ¡Creo que se parece bastante a mí! Tenemos un estilo muy similar”, comenta. Lo del gusto por el fútbol y el oficio de delantero es algo inherente a los Dike: todos han practicado alguna vez el deporte rey, y todos en posiciones atacantes.

Una gran experiencia
Tanto Courtney como sus hermanos han nacido en Estados Unidos, pero de padres nigerianos. Y Bright cree que el hecho de que su hermana haya podido formar parte de las Flamencas y jugar este mundial es muy importante. “La familia ya había ido a Nigeria un par de veces y conocemos la cultura del país por mis padres, pero para ella ha sido una gran experiencia. Se ha integrado bien en el equipo, ha hecho nuevas amigas y ha disfrutado mucho”, asegura.

Concluido el torneo, sus nuevas amigas regresarán a casa, pero a Courtney le espera una nueva aventura: continuar con sus estudios de Finanzas en la Universidad de Oklahoma. “No va a poder tener vacaciones ahora. ¡Le toca volver al tajo!”, dice Bright entre risas. Eso sí, a buen seguro que la delantera esperará ansiosa la oportunidad de volver a formar parte del combinado nigeriano en futuros torneos.

Sin conocer aún el resultado final del partido, que terminaría dando el título a Alemania, el jugador del Toronto FC sólo veía aspectos positivos en la participación de Courtney en Canadá 2014. “Estoy seguro de que va a recordar este mundial el resto de su vida. Ha sido algo fantásitico para ella, y sólo puede sacar cosas positivas de esta experiencia. Además, le ha servido para crecer mucho como jugadora”.

Seguramente Bright le habrá repetido estas mismas palabras a su hermana al reencontrarse con ella tras la final. Porque, independientemente del resultado, Bright es, ante todo, un hermano orgulloso.

 

"Muy orgulloso de mi hermana Courtney Dike y de Nigeria", Bright Dike en su cuenta de Twitter.