Sandrine Soubeyrand presenció este martes 29 de noviembre desde las gradas la clasificación de Francia para la final de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA, tras un áspero duelo contra Japón. La legendaria centrocampista de las Bleues, que llegó esta misma mañana a Port Moresby, vivió emociones fuertes, que le hicieron olvidar el cansancio del largo viaje desde París.

La jugadora con más internacionalidades de la historia del fútbol francés (198) es seleccionadora sub-17 de su país y coordinadora de las categorías inferiores del combinado nacional desde que colgó las botas, en 2014, por lo que sigue muy de cerca la trayectoria de las francesas.

Después de bajar a la cancha para felicitar a sus jóvenes compatriotas, la semifinalista de la Copa Mundial Femenina de la FIFA Alemania 2011™ concedió una entrevista a FIFA.com, entre los gritos de alegría de las Bleuettes

Sandrine Soubeyrand, ¿dónde estaba usted a los 20 años?
Yo nunca disputé torneos de categorías inferiores, pero ahora, gracias a mi puesto, tengo la oportunidad de seguirlos todos. Empecé viendo el Mundial Sub-20 de 2014. El equipo perdió en semifinales y terminó tercero. Ahora ya lo han mejorado, así que me alegro mucho por ellas. Es cierto que en mi época no había todo esto, pero cada periodo es distinto. Es fantástico que puedan vivir experiencias así. Esta aventura les hará crecer y les permitirá progresar. Y les dejará unos recuerdos inolvidables. 

¿Y qué tal ha sido su reconversión?
Tuve la suerte de que el Presidente de la Federación me llamase enseguida para incorporarme al esquema de la selección, y puedo seguir viviendo emociones como esta a través de las jugadoras, soy afortunada. ¡Es algo magnífico! Además de dirigir a la sub-17, coordino todas las selecciones, así que colaboro estrechamente con Gilles Eyquem, porque mi categoría es un trampolín hacia la suya. 

¿Qué tipo de entrenadora es usted? 
En cierto modo, soy como era dentro del terreno de juego. Intento transmitir los valores que yo tenía, como la solidaridad, la abnegación, la superación individual... Todo lo que hace que un deporte colectivo sea bello. La calidad individual es necesaria, pero únicamente puede expresarse dentro de un espíritu de equipo y de ayuda mutua. Hoy hemos visto que no siempre resulta fácil, pero ellas tuvieron fe hasta el final, no aflojaron en ningún momento y mantuvieron la organización. 

¿Qué le ha parecido la competición hasta ahora?
Como es lógico, he seguido de cerca a Francia, pero también he visto muchos lindos detalles en otras selecciones, sobre todo en Corea del Norte y Japón, dos conjuntos muy interesantes y sólidos. En cuanto a las Bleuettes, tuvieron un comienzo difícil, pero quizás no hubieran podido terminar bien de haber estado al 100% al principio. Han ido de menos a más, paulatinamente, pero, como le decía a Gilles, las bellas aventuras se construyen con dificultad. La prueba es que ya están en la final. 

¿Y qué espera de esa final contra la RDP de Corea?
Es un equipo que presenta similitudes con Japón. Corre mucho y tiene un buen juego combinativo, más que de regates. Pero creo que nosotras contamos con recursos suficientes para vencer. Aunque algunas jugadoras ya tuvieron la suerte de vivir y ganar una final en Azerbaiyán 2012, este será un momento inolvidable para todo el plantel.