Cuando Japón se enfrente a Francia en la semifinal de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA en Papúa Nueva Guinea 2016 el martes 29 de noviembre, la seleccionadora Asako Takakura tendrá en mente muchas más cosas además de su posible pase a la final. La nipona sabe que estos torneos juveniles son la preparación perfecta para el trabajo posterior en la selección absoluta. Y esto le viene de perlas, ya que, además del combinado sub-20, Takakura dirigió a la sub-17 en su triunfo mundialista en 2014 y, desde principios de este año, también lleva las riendas del combinado absoluto. El suyo es un caso único hasta la fecha en el fútbol femenino internacional.

"La mayor ventaja de entrenar a las chicas desde la sub-17 es que puedes seguir muy de cerca su evolución. Puedo evaluar mejor su potencial si estoy varios años a su lado. Para mí, conquistar el título en la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA fue como un trampolín para alcanzar el siguiente nivel", explica Takakura a FIFA.com. "A la conclusión del torneo decidiré qué jugadoras tienen el nivel suficiente para dar el salto a la absoluta. Hay algunas que podrían conseguirlo", indica.

En líneas generales, los combinados femeninos asiáticos suelen estar siempre entre los favoritos para ganar el Mundial, algo que volvió a quedar demostrado hace unas semanas, cuando la RDP de Corea y Japón disputaron la final de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA en Jordania. Pese a la derrota de las Jóvenes Nadeshiko, la que fuera 79 veces internacional con Japón subraya: "En cuanto a técnica y velocidad, Corea del Norte y nosotras estamos al mismo nivel. Sin embargo, a nivel físico andamos un pasito por detrás. En nuestro país, el trabajo de cantera se toma muy en serio, y obtener buenos resultados en los Mundiales nos sirve de estímulo. Cuando ganamos el Mundial en 2011 logramos que el fútbol femenino recibiera una mayor atención. Aquel triunfo también sirvió para mejorar el trabajo en las categorías inferiores. El 2011 inspiró a una nueva generación. Fue un momento clave para el fútbol femenino japonés".

En abril de 2016, Takakura sucedió en el cargo a Norio Sasaki, que había guiado al combinado femenino absoluto de Japón hasta dos finales de la Copa Mundial Femenina de la FIFA y a una plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Pero el técnico presentó su dimisión cuando su equipo no logró clasificarse para el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino 2016. Como jugadora, Takakura destacaba por su talento y creatividad tanto en su club, el Yomiuri-Seiyu Beleza, como en la selección.

Ahora, todas las esperanzas recaen sobre esta entrenadora de 48 años, que está convencida de que, gracias a su tradicional estilo de juego, Japón volverá a desplegar su mejor fútbol. "Las jugadoras han de estar abiertas a todo y aprender todos los estilos para luego poder reaccionar de manera correcta en la cancha. Ellas son las que deben tomar las decisiones correctas, no yo como entrenadora. Intentamos encontrar el equilibrio entre ataque y defensa. Quiero que mi equipo practique un fútbol hecho a medida para las futbolistas japonesas, lo cual incluye una gran técnica, la unidad de todo el grupo y un fútbol de combinación perfecto. Estos tres aspectos conforman nuestros tres grandes pilares. De hecho, éstas eran ya las tres virtudes que más se valoraban cuando yo jugaba. Estoy segura de que con este estilo nuestro equipo puede vencer a cualquiera".

En su camino hasta las semifinales en Papúa Nueva Guinea, el conjunto de Takakura ha mostrado su mejor versión en casi todos los encuentros. El 6-0 sobre Nigeria, finalista en 2014, lanzó un claro aviso a todos sus rivales. La euforia se empañó un poco tras la derrota por 1-0 a manos de España, pero, después de cosechar triunfos claros sobre Canadá (0-5) y Brasil (3-1), las Jóvenes Nadeshiko están preparadas para llegar por primera vez a una final de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA.

"Estoy satisfecha con las actuaciones de mi equipo, pero creo que todas las jugadoras pueden mejorar aún más. En este torneo estamos mejorando partido a partido, así que confío en que en la semifinal juguemos mejor. Francia es una selección de primer nivel, muy fuerte física, técnica y mentalmente. Será un choque complicado, pero tengo ganas de que llegue", concluye Takakura.