Papúa Nueva Guinea se está beneficiando en numerosos ámbitos, más allá del terreno de juego, con motivo de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA 2016. Pero el programa de legado médico es uno de los más importantes.

La FIFA ha proporcionado una ayuda económica de 250.000 USD al Comité Organizador Local de Papúa Nueva Guinea 2016 para la provisión de servicios y equipamiento médico adicional a lo largo del torneo.

En la práctica, esto se ha traducido en un mayor nivel de preparación y en equipamiento para los servicios médicos a pie de campo, así como en los puntos de asistencia médica a la gente VIP y en las salas de enfermería para los jugadores.

Además del equipamiento, la ayuda económica de la FIFA también ha costeado los servicios de ambulancia, de hospital, y la renovación del área de urgencias del hospital general de Puerto Moresby.

Además, el equipamiento utilizado durante el torneo se distribuirá posteriormente entre las federaciones de fútbol regionales y hospitales públicos, a algunos de los cuales sólo se puede acceder en barco o en avión. Esto ayudará a mejorar la asistencia médica a los futbolistas, en particular el tratamiento de emergencias tales como el paro cardíaco súbito, y proporcionar así un legado duradero y tangible en el campo médico de Papúa Nueva Guinea.

"Este equipo salvador de vida tendrá un efecto rotundo en las comunidades de todo el país, y estoy muy contento de que el fútbol y este torneo vayan a dejar una impresión duradera en Papúa Nueva Guinea", sostuvo David Chung, Presidente de la Asociación de Fútbol de Papúa Nueva Guinea (PNGFA).