EL RESUMEN DEL TORNEO – El año 2016 quedará grabado con letras de oro en el fútbol norcoreano. Unas semanas después del triunfo de su combinado sub-17 en Jordania, las discípulas de Hwang Yong Bong alzaron el trofeo de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Papúa Nueva Guinea 2016.

“Es la primera vez en la historia que se produce una hazaña semejante”, declaró exultante el seleccionador tras la victoria en la final sobre Francia. “Estoy muy contento por lo conseguido aquí, pero ahora hay que seguir adelante. Tenemos que seguir trabajando para ganar más títulos”.

La RDP de Corea presentó el mejor ataque del torneo, con 21 realizaciones, exhibiendo así su poderío durante la competición. Un juego generoso y de clara vocación ofensiva y la capacidad de sus futbolistas para multiplicar esfuerzos doblegaron a sus rivales, por no hablar de la excepcional fortaleza psicológica que le permitió sobreponerse a todas las dificultades, como los goles que sirvieron a España en cuartos y a Estados Unidos en semifinales para forzar la prórroga o cuando Francia abrió el marcador en la final.

Las francesas llegaron a acariciar el título antes de que la apisonadora norcoreana se pusiese en marcha. Pero les faltó esa pizca de éxito que había permitido a la misma generación proclamarse campeona del mundo sub-17 en Azerbaiyán, ante el mismo oponente.

“Ya no nos quedaba gasolina”, se lamentó el seleccionador, Gilles Eyquem, después de la derrota, que puso fin a una trayectoria de enorme bravura. Tras registrar dos empates y una victoria en el Grupo C, las Bleuettes pasaron apuros frente a Alemania en cuartos, antes de doblegar a Japón en semifinales, al término de la prórroga. 

“Lo positivo es habernos podido medir con equipos muy buenos”, resumió Eyquem. “Es una experiencia valiosísima para estas jugadoras, que están llamadas, espero, a dar muchas alegrías a la selección absoluta”. Muchachas como Delphine y Estelle Cascarino, Mylène Chavas, Hawa Cissoko o Grace Geyoro, todas ellas grandes promesas para el futuro de su país. 

Consuelo para uno, desolación para dos
Japón y Estados Unidos, tercero y cuarto respectivamente, protagonizaron torneos muy dispares. Con la excepción de un ajustado revés ante España, las niponas aplastaron a todos sus adversarios rumbo a semifinales, donde su fantástico colectivo fue neutralizado por la defensa francesa.

Aun así, la formación de Asako Takakura, segundo mejor ataque de la prueba, con 16 tantos, volvió a demostrar que el fútbol que despliega Japón figura entre los más atractivos del planeta. Con Yuka Momiki, Mami Ueno o Hina Sugita, la entrenadora de las Nadeshiko ya sabe que tiene un relevo para la selección absoluta, que también dirige. 

El balance no fue tan brillante para Estados Unidos, triple campeón del torneo, que vio claramente cuestionadas en Papúa Nueva Guinea varias cosas que ya daba por sentadas. Después de abrirse paso con esfuerzo en el Grupo C, las estadounidenses estuvieron a punto de sufrir un castigo ante México en cuartos, para luego sucumbir ante la RDP de Corea en semifinales.

En un plano individual, Mallory Pugh confirmó ser una jugadora de primerísimo nivel, al sacar las castañas del fuego a las suyas en los momentos complicados. 

Despedidas inesperadas
Entre las demás selecciones que alcanzaron la fase de eliminatorias directas, México practicó un juego vistoso, especialmente a través de la infatigable María Sánchez y la potencia ofensiva de Kiana Palacios. España podrá consolarse por su eliminación recordando que puso en serios aprietos a las norcoreanas en cuartos y venció al fin a Japón, su bestia negra, en el Grupo B. 

Alemania, defensora del título, se marchó con una desilusión, al perder ante Francia en cuartos después de obtener un pleno de triunfos en el Grupo D. En cuanto a las brasileñas, brillantes individualmente, mostraron sus límites contra los colectivos bien engrasados de las selecciones asiáticas.

Decepción africana y aprendizaje local
La principal decepcionada de la primera fase fue sin duda Nigeria, que no pudo hacer valer su condición de finalista de Canadá 2014, debido a un inicio catastrófico que dos victorias posteriores no conseguirían enmendar. Ghana también hizo las maletas al cabo de tres encuentros, con una derrota y, luego, dos empates. 

El país organizador, por su parte, pudo comprobar la distancia que lo separa de los mejores conjuntos del mundo, al recibir tres abultadas derrotas, con un total de 22 goles en contra. A pesar de ese duro correctivo, un rayo de sol iluminó a toda la nación: el empate de Nicollete Ageva contra las norcoreanas al cuarto de hora de juego.

La increíble alegría de la autora de esa diana habló por sí misma, y fue una de las imágenes del torneo. “En este partido teníamos el objetivo de marcar un gol, simplemente, por nosotras y por toda Papúa Nueva Guinea”, dijo sonriendo al ser entrevistada por FIFA.com después de su proeza, que quizás haya despertado vocaciones entre muchas jóvenes compatriotas suyas. 

El torneo ofreció asimismo la oportunidad de transmitir numerosos mensajes a la población, como la campaña #ENDviolence, que combate la violencia hacia las mujeres y los niños. El programa de inserción orientado a los voluntarios también tuvo una gran aceptación, y promete dejar un legado duradero para el futuro de Papúa Nueva Guinea.

Selecciones participantes 
Alemania, Brasil, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, Ghana, Japón, México, Nigeria, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, RDP de Corea, República de Corea, Suecia, Venezuela.

Clasificación definitiva
1. RDP de Corea
2. Francia
3. Japón
4. Estados Unidos

Estadios (Port Moresby)
Estadio Sir John Guise, Bava Park, Estadio de Fútbol de PNG, Estadio Nacional de Fútbol

Número de goles
113 (una media de 3,53 por partido)

Máximas goleadoras
Bota de Oro adidas: Mami Ueno (JPN) (5 goles, 2 asistencias)
Bota de Plata adidas: Gabi Nunes (BRA) (5 goles, 1 asistencia)
Bota de Plata adidas: Stina Blackstenius (SWE) (5 goles, 0 asistencias) 

Premios
Balón de Oro adidas: Hina Sugita (JPN)
Balón de Plata adidas: Kim So Hyang (PRK)
Balón de Bronce adidas: Delphine Cascarino (FRA)
Guante de Oro adidas: Mylène Chavas (FRA)

Premio Fair Play de la FIFA: Japón

Número de espectadores
159.099 espectadores (una media de 4.972 por partido)