Hina Sugita es una auténtica estrella emergente del fútbol mundial. Adjudicarse el Balón de Oro adidas en categoría sub-17, como hizo hace dos años en Costa Rica 2014, no es ninguna tontería. Pero repetir esa gesta en categoría sub-20 es sencillamente extraordinario. Y Sugita lo consiguió este sábado, al ser proclamada mejor jugadora de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Papúa Nueva Guinea 2016.

Lo único que le faltó a su exitosa ecuación fue una medalla de oro que igualase la conseguida en Costa Rica hace dos años. Japón cayó eliminada, no sin cierta mala suerte, al perder contra Francia en la prórroga de una semifinal que había dominado. Parecía que esa coyuntura podría repetirse en la ‘final de consolación’, pero Mami Ueno logró abrir el marcador a tres minutos del final para vencer a Estados Unidos y permitir que las Pequeñas Nadeshiko ocupasen la tercera plaza.

Sugita fue una figura esencial que surtió de balones continuamente a la pareja ofensiva nipona, integrada por Yui Hasegawa y Yuka Momiki. La centrocampista marcó un tanto y sirvió un pase directo de gol; pero fue su influencia en el eje de la medular del equipo lo que resultó crucial para mantener la bien engrasada maquinaria japonesa funcionando a pleno rendimiento.

En todo caso, Sugita se muestra modesta y recatada al aceptar su galardón después del partido. “Es un premio importantísimo, y estoy muy orgullosa”, señala a FIFA.com. “Estoy muy contenta por haber ganado un premio tan grande, porque he trabajado muy duro para este campeonato. Vivo para jugar al fútbol, por lo que me alegro un montón de ganar un premio de este calibre”.

“La calidad en los pases y la técnica están más desarrolladas ahora que en la categoría sub-17. Por eso estoy contenta de haber evolucionado al mismo nivel [en los dos últimos años]”, añade.

Sugita, de 19 años, ya milita en un conjunto puntero de la Nadeshiko League, el INAC Kobe Leonessa, pero el próximo objetivo es triunfar con la selección absoluta. Y muy pocos se atreverían a apostar en su contra… “Mi meta ahora es ser convocada con la selección nacional, así que, teniendo eso muy presente, trabajaré más duro todavía para seguir perfeccionando mi fútbol”, concluye.