Ayer
La trayectoria de Japón en la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA ha sido algo peculiar, dado que ha alcanzado como mínimo los cuartos de final tres veces, pero no ha logrado clasificarse para la gran cita otras tres. En esta categoría, el nivel de Asia ha sido tan extraordinario como regular, puesto que en las seis últimas ediciones, de las siete disputadas en total hasta la fecha, al menos una representante del continente ha quedado entre las cuatro mejores. Japón ha tenido mucho que ver en el éxito cosechado por la AFC, ya que se plantó en cuartos de final en 2002 y 2008. Con todo, su mejor resultado llegó con la tercera plaza de 2012 tras una serie de brillantes actuaciones de las jóvenes Nadeshiko en su propio feudo.

Hoy
Después de fracasar en la competición preliminar de Canadá 2014, Japón se sacó la espina por todo lo alto al ganar el Campeonato Femenino Sub-19 de la AFC con cuatro victorias en cuatro encuentros de camino a la final. A destacar el 2-0 contra Australia en la fase de grupos y el 1-0 ante la República de Corea en semifinales. En la final, Japón hizo gala de una firmeza inédita al mantener el empate 0-0 durante 120 tensos minutos contra la RDP de Corea, antes de llevarse el gato al agua con una impresionante tanda penal que le otorgó su cuarto título, todo un récord.

¿Y mañana?
La cantera de Japón parece inagotable, y la nueva generación también ha dado sobradas muestras de su maestría en el juego al toque. La formación incluye varias veteranas de la selección que se proclamó campeona de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Costa Rica 2014. La entrenadora al frente del equipo en aquella victoriosa campaña, Asako Takakura, ha tomado ahora las riendas de las jóvenes Nadeshiko. Experiencia no le falta: tras una ilustre y dilatada carrera como jugadora en categoría absoluta, conoce a la perfección la filosofía del fútbol japonés.