Ayer
Brasil jamás ha faltado a una Copa Mundial Sub-20 de la FIFA, y Papúa Nueva Guinea 2016 no será la excepción. Su puntual asistencia se basa en su total dominio de la categoría en Sudamérica, donde ha ganado las siete ediciones del Campeonato Femenino Sub-20 realizadas hasta el momento. Pero esa hegemonía no se tiene continuidad en la cita madre: su mejor actuación es el tercer puesto de Rusia 2006. Si bien también resultó semifinalista en Canadá 2002 y Tailandia 2004, no logró superar los cuartos de final en sus últimas tres participaciones.

Hoy
Cuatro victorias, dos de ellas por la mínima, y un empate le permitieron a Brasil superar la fase de grupos del clasificatorio como primero del Grupo A. Tras sendas igualdades sin goles con Colombia y Venezuela, la Canarinha llegó la última fecha obligada a vencer a su clásico rival Argentina para clasificar. El 3-1 final le permitió, además del boleto, lograr su séptimo título regional.

¿Y mañana?
Pese a terminar invicto y con la valla menos vencida entre los finalistas, el seleccionador Doriva Bueno cree que hay margen para seguir creciendo. ¿La clave? "Será muy importante hacer una buena preparación y jugar amistosos con equipos del nivel que encontraremos en el Mundial. O sea, contar con los mismo que tuvimos para el Sudamericano. Además, hubo un gran trabajo físico. Si seguimos así, podríamos tener buenos resultados".