Ayer
Las canadienses confían en mejorar el rendimiento que ofrecieron hace dos años cuando, en calidad de anfitrionas, alcanzaron los cuartos de final de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA. Las jóvenes Canucks han participado en seis de las anteriores siete ediciones de esta competición (faltaron a Alemania 2010). Sólo alcanzaron los cuartos en la mencionada edición de 2014 y en Tailandia 2004. Su mejor registro lo lograron en el torneo inaugural, en 2002, cuando, también como anfitrionas, disputaron la final ante EEUU, para colgarse la plata. 

Hoy
Las actuaciones positivas en los clasificatorios de la CONCACAF, disputados a finales de 2015 en Honduras, habrán otorgado a las norteamericanas buenas razones para sentirse esperanzadas. El juego físico que despliega el equipo les sirvió para superar la fase de grupos con tres victorias en tres partidos y meterse en la final, tras derrotar a México a los penales. La derrota por 1-0 ante su eterno rival, Estados Unidos, en la gran final no supuso ningún descrédito para las Canucks, que contemplan el futuro con mucho optimismo.

¿Y mañana?
Papúa Nueva Guinea 2016 representa para Canadá una oportunidad de avanzar un paso más en el camino del progreso por el que transita en estos últimos años. "Estamos deseando ir a Papúa Nueva Guinea 2016 y enfrentarnos a los mejores equipos del mundo. No cambiaremos nuestra filosofía: vamos a jugar como queremos jugar, porque es el estilo más adecuado y el mejor para Canadá", ha declarado su seleccionador, Daniel Worthington.