México
© LOC/MexSport

Ayer
En las seis ediciones de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA, México ha sido un invitado habitual: sólo se perdió la edición de Tailandia 2004. Su progresión en la historia de la competición, como tantas otras de las selecciones menores mexicanas en los años reciente ha sido evidente. Luego de quedarse fuera tras la fase de grupos en sus primeras tres participaciones, en las dos últimas, Alemania 2010 y Japón 2012, logró el ansiado pase a cuartos de final. Y no sólo eso, en tierras niponas quedó muy cerca de las semifinales al perder por la mínima diferencia ante una aguerrida Nigeria, en un duelo muy parejo que sólo se decidió en tiempos extras.

Hoy
Como ya viene siendo costumbre, Estados Unidos volvió a imponerse con autoridad en el Campeonato Femenino Sub-20 de la CONCACAF, disputado en Islas Caimán. Primera potencia de la categoría, con tres títulos mundiales de seis posibles, las estadounidenses vencieron a México en la final regional con un contundente 4-0.

Pero no hay que restarle mérito a lo que hizo el Tri: con 19 goles a favor y solo 1 en contra superó la primera fase sin ningún contratiempo. El boleto a Canadá 2014 se lo ganó en la semifinal contra Costa Rica. Las ticas se adelantaron en el marcador, pero con paciencia y los goles de Zermeño, Ibarra y Valadez, las mexicanas le dieron la vuelta y consiguieron la clasificación mundialista y el pase a la final de la zona.

"Hemos superado la fase de grupos en los últimos dos Mundiales, así es que ése tiene que ser el objetivo. El 1 de marzo será el sorteo, veremos a los rivales y vamos a empezar a preparar los partidos. Hay que mejorar al equipo y vamos a ver las opciones”, señaló Christopher Cuéllar, entrenador mexicano, tras la victoria en semis.

¿Y mañana…?
No hay otro objetivo en la mente de México más que seguir cosechando triunfos y fortaleciéndose en el panorama internacional. Con un juego de talento colectivo y mucho dinamismo, el Tri femenil buscará sacar provecho de las virtudes goleadoras de Tanya Samarzich, líder mexicana del clasificatorio con 6 tantos, y en general del poder ofensivo que hizo de México el país que disparó más veces a portería (113), incluso por encima de las estadounidenses (93).