La Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA fue recibida calurosamente por los aficionados hombres y mujeres de Papúa Nueva Guinea. La esperanza es que las iniciativas creadas alrededor del certamen dejen un fuerte legado a las mujeres y chicas a crecer en su juego.