Su equipo la necesitaba y, una vez más, Cascarino no decepcionó. El Balón de Bronce adidas del torneo dio muestras de su carácter y calidad con un potente cañonazo cruzado, tras una pared con una compañera, que dio a las Bleuettes el paso a semifinales ante Alemania.