Dina recuperó un balón dividido y no se lo pensó dos veces. Desde la derecha entró en el área, se deshizo de sus marcadores, y cuando levantó la vista sabía dónde quería ponerla. Zurdazo potente y al ángulo contrario. Un golazo el de la alemana.