Olfato para estar esperando el rechace en el lugar adecuado, técnica para acomodar bien el cuerpo y medir los tiempos, y valentía para atreverse con una volea desde fuera del área directa al ángulo. Así marcó Isabella Coombes el gol de las kiwis a Estados Unidos.