Como una flecha. Así salió la norcoreana Kim Phyong Hwa a por la pelota rechazada en el área de España. Nadie fue con tanta fe a por ella, y una vez en sus pies, se deshizo de dos rivales antes de ajustar la mira y ponerla de rosca, imposible de alcanzar para la arquera de la Rojita.