Ante Venezuela, la alemana Lea Schueller dio una clase magistral de cómo se pincha una pelota que llega caída del ciedo. La domó con su diestra, la puso en el piso, levantó la vista y la ajustó junto al palo, inalcanzable para la arquera.