Robo de balón, eslalon a toda velocidad por el costado izquierdo, una diagonal de fuera a dentro para perfilarse para el disparo... y definición precisa con la diestra. Así fue el gran gol de la estadounidense Mallory Pugh a las neozelandesas.