En carrera y con una jugadora nigeriana marcándola de cerca. Y aun así Mami Ueno no se lo pensó dos veces, armó la diestra, y se sacó un potente disparo directo a la red desde fuera del área.