Seguridad y nervios de acero exhibió María Caldentey en su gol ante Canadá. Tiró el desmarque, se fue de su par y controló con el pecho un balón largo. Y tras bajarlo, en el mano a mano con la arquera definió con un suave pero certero toque con el exterior.