Hay jugadas de gol que se piensan y otras que salen por instinto, y el tanto de Natalie pertenece a esa segunda clase. El rechace le llegó alto y, sin meditarlo mucho, levantó su pierna izquierda casi a la altura del pecho para impactar bien a la pelota... Y adentro.