El de Nicollete Ageva es un gol histórico, el primero de Papúa Nueva Guinea en un torneo FIFA, y todo un golazo en el que la jugadora papú demostró velocidad y arrojo para llegar antes que la arquera y picar la pelota directa a la red.