Pese a dominar el partido y gozar de las mejores oportunidades, Brasil tuvo que recurrir a la tanda de penales para vencer a una brava Uruguay que nunca bajó los brazos. El partido, por un lugar en los cuartos de final de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Nueva Zelanda 2015, se disputó el 11 de junio en el Yarrow Stadium de New Plymouth.

En la primera mitad las defensas se impusieron a los ataques. El choque era intenso y con mucho roce, como corresponde a un duelo de rivalidad máxima entre dos selecciones que se conocen bien. Sin dominador claro, la pelota llegaba poco a las áreas. El arquero brasileño, Jean, desbarató las dos ocasiones más claras de los celestes, mientras que su homónimo charrúa, Gastón Guruceaga, estuvo a punto de colar la pelota en su portería tras un disparo de Judivan, pero consiguió desviarla in extremis (30').

Acoso y derribo brasileño
En la reanudación, sin embargo, el partido cambió sustancialmente. Uruguay seguía con problemas para generar juego, pero la Seleção empezó a encontrar los huecos en la hasta entonces inexpugnable defensa celeste y llegaron las ocasiones. Boschilla y Gabriel Jesus comenzaron avisando, y poco después el capitán Danilo no definió bien en el área pequeña (68'), para después estrellar un remate cruzado en el travesaño (80'). La Celeste resistía a duras penas, pero en el descuento a punto estuvo de evitar la prórroga en un veloz contragolpe. Sin embargo, Nahitan Nández no conectó un buen disparo y Jean atajó sin problemas (90+1').

Ya en la prórroga, los brasileños volvieron a perdonar nuevamente de la mano de Danilo, que la mandó fuera pese a estar solo en el área pequeña (99'), y hubo que ir a los penales, donde el fallo de Rodrigo Amaral, que la mandó arriba, terminó dando el pase a cuartos a la Seleção.

Brasil luchará ahora con Portugal por un billete a las semifinales de Nueva Zelanda 2015. El partido se disputará el 14 de junio en Hamilton.