• Alemania, con 4 puntos, termina tercera del Grupo B
  • Vanuatu se despide del torneo
  • El capitán Bong Kalo anotó el doblete oceánico

DATOS DEL PARTIDO

Alemania se impuso con ciertos apuros por 3-2 a una voluntariosa Vanuatu y terminó en la tercera posición de Grupo B de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA República de Corea 2017. Con cuatro puntos en su casillero, los alemanes tendrán que esperar al término de la fase de grupos para saber si avanzan a octavos como uno de los mejores terceros. El partido se disputó en Jeju el viernes 26 de mayo.

Alemania dominó las acciones de un partido en el que Vanuatu contó con el apoyo incondicional del público. La defensa oceánica resistió la presión durante casi media hora pero de tanto intentarlo, el ataque germano encontró el hueco. Un primer intento de Malcolm Badu fue rechazado por el portero pero Philipp Ochs recogió el balón para devolvérselo a Badu que anotó el primero de Alemania en el torneo (1-0, 27’).

En seguida, Fabian Reese amplió la diferencia tras una buena jugada de combinación con Suat Serdar (2-0, 32’). Este último pudo dejar el partido visto para sentencia 7 minutos después, pero el arquero de Vanuatu Dick Taiwia atajó su lanzamiento desde el punto de penal.

Fue Iyoha, a la vuelta de vestuarios, quien encontró la red con un disparo desde muy cerca tras un buen ataque combinativo por la derecha (3-0, 50’).

Reacción insuficiente
A pesar de todo, Vanuatu no se amedrentó en ningún momento, e incursionó al área germana de tanto en tanto con el amplio apoyo de la grada. Y así Bong Kalo estuvo muy atento para pescar un balón mal atajado por Svend Brodersen para recortar diferencias (3-1, 52’)

La emoción aumentó cuando el capitán vanuatuense anotó el segundo, en un tiro libre en el que la barrera germana se olvidó de saltar (3-2, 77’). Desde ahí el partido se desordenó, con los alemanes intentando frenar el ímpetu de unos animosos rivales que querían aprovechar el bajón de concentración de los europeos. Aún así las llegadas de Alemania resultaban más peligrosas y contundentes que las carreras impetuosas de los vanuatuenses que se despidieron aquí del torneo.