Ucar: "Un Mundial no se juega todos los días"
© LOC

Aunque 2013 no ha hecho más que empezar, ya hay gente que piensa que este será un año muy especial. Es el caso de Feyyaz Ucar, el ex delantero internacional turco que tendrá el gran honor de entrenar a la selección anfitriona de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Turquía 2013. Rebosante de confianza y creatividad, este técnico de 49 años confía en que sus pupilos causen sensación en la cita mundialista.

“Siete ciudades turcas albergarán la segunda mayor competición de la FIFA y el país está entusiasmado. Sin embargo, esto también supone una gran responsabilidad”, declaró Ucar a FIFA.com. El que fuera delantero estrella del Besiktas jugó 320 partidos con el club de Estambul y marcó 170 goles, mientras que con la selección absoluta disputó 28 encuentros y anotó siete tantos. Ucar sabe de sobra que la apasionada afición turca también es exigente y quiere conseguir el mayor número posible de victorias.

Entre la euforia y la expectación
A falta de algo más de cinco meses para el inicio del certamen, que arrancará el 21 de junio, Ucar se muestra confiado y con ganas de hacer algo grande, pero también sabe que debe ser realista. El técnico tiene claro que el fútbol turco está capacitado para dar la campanada, pero, al mismo tiempo, quiere proteger a su joven plantel. “No vamos a marcarnos unos objetivos demasiado altos que signifiquen una presión excesiva para el equipo”, explica el seleccionador. “Lo primero es superar la fase de grupos, que sería un paso importante para nosotros", añade.

Los que conocen la mentalidad de Turquía y recuerdan sus brillantes actuaciones en la Copa Mundial de la FIFA 2002 y en la Eurocopa 2008, donde los otomanos fueron terceros y semifinalistas, respectivamente, saben bien de lo que es capaz este equipo. “Si superamos la fase de grupos, el apoyo de nuestro público hará que todos los partidos sean para nosotros como una final. Los jugadores tienen talento y ganas, así que queremos llegar lo más lejos posible”, asegura Ucar. Si se le deja tomar velocidad, el combinado anfitrión podría resultar muy difícil de parar.

Los preparativos ya están en pleno desarrollo. Las selecciones turcas sub-18, sub-19 y sub-20 disputaron el año pasado un total de 38 partidos. Además, como revela Ucar, el técnico auxiliar Emre Asik, que jugó con Turquía la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Australia 1993, no deja de hablar a sus pupilos de la “extraordinaria experiencia” que supuso para él aquel certamen. “Actualmente, los jóvenes jugadores saben muy bien lo importante que es participar en un Mundial sub-20. Cuanto más se acerca el certamen, más serios y concentrados los veo. Jugar una fase final mundialista no es algo que pase todos los días en la carrera de un futbolista profesional”, asegura el seleccionador.

No obstante, la ilusión también es cada vez más notoria. “Dos de nuestros tres partidos de la fase de grupos tendrá lugar en Trebisonda, mientras que el tercero se disputará en Rize. Cuando era futbolista jugué muchos partidos en estas dos localidades y sé que la pasión por el balón es enorme por estos lares”, explica Ucar, que no tiene ninguna duda de que la afición brindará un apoyo incansable a la selección sub-20. El ex delantero apenas ve la hora de que se celebre el sorteo de los grupos, que está previsto para el 25 de marzo.

En busca de un gran sueño
En cualquier caso, quien piense que las esperanzas de la selección turca dependen exclusivamente del aliento del público local se equivoca completamente. Ucar es consciente de que cuenta con la materia prima necesaria para construir un gran equipo. “Tengo jugadores con mucha creatividad”, asegura. “Muchos de ellos están capacitados para decidir un partido. De todas formas, creo que mi equipo brillará en lo colectivo y no solo por las individualidades”, añade el técnico.

Ucar advierte que será importante “pensar y actuar con rapidez sobre el campo” y sabe que el equipo deberá estar más acertado a la hora de aprovechar las oportunidades que genera. “Si conseguimos solucionar nuestros problemas con las jugadas a balón parado, que es un defecto del fútbol turco en general, estaremos en condiciones de vencer a cualquier rival”, sentencia.

Esta será la tercera participación de Turquía en una Copa Mundial Sub-20 de la FIFA. En Australia 1993, una cita que acabó ganando Brasil, el combinado otomano no pasó de la fase de grupos. Doce años más tarde, en Holanda 2005, los turcos cayeron en los octavos de final de un certamen que acabó coronando a Argentina como campeón del mundo. Ucar opina que, en caso de que se clasifiquen, los dos gigantes sudamericanos volverán a partir como favoritos en Turquía 2013 junto con España y Portugal.

“Sea como sea, está claro que, como en cualquier competición de este tipo, habrá equipos revelación que animen el certamen”, advierte el técnico con una sonrisa pícara. No hace falta ser adivino para saber cuál es la selección que Ucar tiene en mente cuando habla de dar la sorpresa en Turquía 2013...