Kavlak: "Será un torneo fantástico"
© Getty Images

El fútbol es una fuente constante de sorpresas. Por eso es tan divertido. Una de las mayores que ha dado la selección de Austria se produjo en el año 2007. En la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA que aquel año se celebró en Canadá, la república alpina conquistó el cuarto puesto de la tabla final. Protagonista clave de aquella cita fue Veli Kavlak. "Para un jugador joven, ese torneo es uno de los más importantes del mundo", comenta el centrocampista de origen turco en su entrevista exclusiva con FIFA.com.

Aquél fue el principio de una emocionante trayectoria para Kavlak. Cinco meses antes del comienzo de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Turquía 2013, el futbolista de 24 años, que ha cumplido 22 partidos con la selección absoluta de Austria y actualmente milita en las filas del Besiktas de Estambul, disfruta del recuerdo de sus hazañas canadienses y confiesa sentir un tremendo orgullo de que el país de sus antepasados organice la próxima edición del prestigioso certamen.

Fervor en los estadios
"En Turquía reina una tremenda pasión por este deporte. La gente se acuesta pensando en el fútbol y se levanta pensando en el fútbol", nos cuenta Kavlak con ojos chispeantes. Este muchacho que aprendió a jugar al balón en las calles de Viena y a los 16 años se convirtió en el segundo debutante más joven en la historia del Rapid por detrás de Andreas Ivanschitz, no se muerde la lengua a la hora de expresar lo que para él significa evolucionar en el Bósforo.

Kavlak está convencido de que el fútbol turco saldrá muy beneficiado con la celebración de la cita mundialista en sus estadios: "En mi opinión, todos los países dan un paso al frente, tanto en el plano organizativo como en el deportivo, al albergar un torneo internacional".

En este sentido, él mismo percibió en primera persona el creciente entusiasmo por el deporte rey que se desató entre los aficionados canadienses durante el campeonato global de 2007. "Canadá no se contaba entre las grandes potencias del fútbol. Al comienzo del certamen, la asistencia a los partidos era mediana. Sin embargo, a medida que fue avanzando el campeonato, empezó a venir cada vez más gente a los estadios, porque se palpaba la magia y la maravilla en la atmósfera", explica Kavlak.

El centrocampista del Besiktas augura que una sensación similar contagiará a los próximos asistentes a la Copa Mundial Sub-20. "Las estrellas futbolísticas del futuro vendrán en junio a Turquía. Estoy seguro de que el torneo y el ambiente serán absolutamente fantásticos".

El día más bonito
Canadá 2007 fue para nuestro interlocutor todo un punto de inflexión en su carrera. El correoso mediocampista de 1,76 metros de estatura rememora con agrado las espléndidas actuaciones de los juveniles austríacos en Norteamérica. "El día más bonito de mi vida como futbolista lo viví en aquel Mundial de 2007", comenta. "Jugadores como Alexandre Pato, Arturo Vidal, Sergio Agüero, Ángel Di María, Juan Mata, Luis Suárez, Martin Fenin y Giovani dos Santos estuvieron allí. Hoy son estrellas. El hecho de haber podido participar en el mismo torneo fue para mí todo un privilegio".

Tras una victoria sobre la anfitriona Canadá (1-0) y dos empates contra Congo (1-1) y Chile (0-0), Austria doblegó a Gambia en octavos (2-1) y a Estados Unidos en cuartos (2-1 tras la prórroga), para a continuación caer derrotada en semifinales contra la República Checa por 2-0. En el partido por el tercer puesto, sucumbió ante Chile por la mínima (1-0).

"Nuestro desempeño en Canadá tuvo una enorme repercusión en Austria. De repente saltamos a los titulares", apunta. "Aquella generación formó luego la base de la actual selección absoluta, y la mayoría de sus componentes juegan ahora en las principales ligas de Europa".

Un torneo pujante
Sebastian Prödl, Zlatko Junuzovic (ambos del Werder Bremen), Erwin Hoffer (Eintracht de Fráncfort) y Martin Harnik (VfB Stuttgart), por ejemplo, ejercen su oficio en la Bundesliga alemana. Kavlak es uno de los jugadores más queridos por la afición de uno de los clubes más venerables de Estambul. La Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2007 le dio las alas que necesitaba para ser un futbolista mejor y, en cierta medida, el futbolista que es hoy.

"En el Mundial de Canadá disputé seis partidos. La gente se dio cuenta de mi valía, y yo empecé a creer más en mí mismo. A partir de aquella competición, todos se fijaron más en mí. Fue un hito en mi carrera", recalca Kavlak. Ahora él también quiere sentarse en las gradas a observar a los próximos diamantes en bruto durante sus pinitos en la prueba reina. Que se le ofrezca esta oportunidad precisamente en Turquía es de agradecer, no sólo para los amantes del fútbol turcos, sino también para él, que seguro que lo disfrutará al máximo.