Colombia celebra su tercer título (2-1)
© AFP

Colombia se consagró campeón del Sudamericano Sub-20 que se disputó en la ciudad argentina de Mendoza, al vencer a Paraguay por 2-1 en el partido que cerró el Hexagonal Final del torneo.

Los goles del conjunto colombiano fueron convertidos por Juan Quintero, a los 24 minutos, y Jherson Vergara, a los 54, mientras que Jorge Rojas, a los 88, descontó para Paraguay.

Esta es la tercera vez en su historia que Colombia se consagra campeón Sudamericano Sub-20, aunque las anteriores ocasiones fueron como local en 1987 y 2005. Además Colombia y Paraguay irán, junto a Uruguay y Chile, al Mundial de Turquía-2013.

Dominio cafetero
Colombia salió desde el principio a hacerse dueño del partido, con la tremenda capacidad de conducción de Juan Quintero, tal vez uno de los mejores jugadores del torneo, y la velocidad de Mauricio Cuero en la ofensiva.

Paraguay apeló a su juego de fuerza y marca, y a los centros aéreos para poder llevar peligro hasta el arco defendido por Luis Hurtado, pero ni Cecilio Domínguez, ni Derlis González estuvieron acertados a la hora de armar jugadas de criterio.

La zona media de la cancha fue la más disputada y en donde el conjunto cafetero tuvo en Sebastián Pérez un verdadero motor de su andamiaje defensivo.

El equipo del entrenador Carlos Restrepo pasó algo de zozobra por momentos, pero nada para inquietar en demasía al arco defendido por Hurtado, ya que supo escalonarse bien en defensa y cerró sus líneas ante cualquier sorpresa.

No le alcanzó
En el complemento el técnico paraguayo Víctor Genés hizo ingresar a Miguel Almirón por Rodrigo Alborno, para tratar de tener más recuperación y salida en el mediocampo, pero justo llegó el segundo gol cafetero.

Un córner desde la derecha fue muy bien ganado de alto por un defensa colombiano y el balón le quedó a Vergara, quien con un un remate preciso venció a Diego Morel.

Desesperada la albirroja salió decidida a buscar descontar y el empate, que le diera el título, pero Colombia manejó todo a su criterio, los tiempos, los avances y hasta las jugadas más incisivas.

Así fue como la velocidad de Cuero se impuso por el sector derecho, aunque a veces el veloz delantero confundió la terminación de la jugada y desperdició claras ocasiones de gol.

Con más empuje que ideas Paraguay fue llevando el peligro al área colombiana, tras al salidas de Derlis González y Cecilio Domínguez, ya que Genés dispuso los ingresos de Brian Montenegro y Juan Villamayor.

Sobre el pitazo final llegó el gol de Jorge Rojas que le permitió a Paraguay ilusionarse con el empate, pero el reloj y la propia Colombia le jugaron en contra y la copa se terminó yendo hacia el norte.