25.191 es la media de asistencia registrada en Colombia 2011, la segunda más alta en las 18 ediciones de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA. México 1983 posee el mayor promedio, con 36.099. Sin embargo, el total de 1.309.929 espectadores contabilizados a lo largo del certamen ha desbancado el récord establecido hace dos años en Egipto con 1.295.586.

575 son los minutos que el guardameta portugués Mika consiguió mantener su portería a cero en Colombia, rebasando ampliamente los 492 del chileno Christopher Toselli, anterior plusmarquista de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA. De paso, el jugador del Benfica, nacido en Suiza, se convirtió en el primer arquero que logra completar seis partidos de la competición sin recibir ni un solo tanto en contra. Mika solo sucumbió en el decisivo choque por el título, en el que el brasileño Óscar perforó su meta por primera vez a los cinco minutos de juego, igualando así al español José Barkero (1999) como autor de la diana más madrugadora anotada en una final de la competición mundial sub-20.

500 son los goles que suman Brasil (216), Argentina (143) y España (141) en todas las ediciones disputadas hasta la fecha de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA, lo que supone el 24,8% de las dianas contabilizadas en el certamen por los 83 países participantes. La Seleção (18), la Roja (13) y la Albiceleste (6) fueron las responsables del 28% de los tantos transformados en Colombia 2011, aunque Nigeria, con 15 en su haber, es la que ostenta un mejor promedio goleador por partido (3-0).

80 por ciento de las diez últimas ediciones de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA han tenido un ganador sudamericano. De hecho, desde que Portugal defendió su corona con éxito hace 20 años, Argentina ha conquistado el trofeo cinco veces, mientras que esta ha sido la tercera de Brasil después de haber perdido a manos de Manuel Rui Costa, Luis Figo y compañía a los penales en la final de 1991. El monopolio de la CONMEBOL solo se ha visto interrumpido en dos ocasiones en las dos últimas décadas: España se llevó el gato al agua en 1999 con un Xavi magistral, y Ghana en 2009 con Dominic Adiyiah como punta de lanza. Es más, en 12 de las 13 últimas ediciones, los vencedores han sido países en los que se habla español o portugués.

43,8 son los minutos de media que tardó el español Álvaro Vázquez en anotar sus cinco goles en Colombia 2011, lo que supone más de uno por cada 45 minutos de juego. El delantero del Español participó en los cinco choques que disputó su equipo, aunque solo fue titular en la victoria de los suyos por 1-5 contra Australia, en la que marcó una tripleta. Vázquez también vio puerta ante Ecuador y Brasil en calidad de suplente. El revulsivo francés Alexandre Lacazette sumó cinco, es decir, un promedio de 70,6 por encuentro, y es el único jugador que ha conseguido sumar cuatro realizaciones como suplente en la historia de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA.

18 son los partidos que lleva Argentina sin conocer la derrota en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA tras sus cinco citas de Colombia 2011 (los pupilos de Walter Perazzo cayeron a manos de Portugal en la tanda de penales de cuartos de final). Así las cosas, la Albiceleste ha logrado igualar la marca que estableció Brasil entre 1989 y 1995. Después de perder ante Estados Unidos en su primer choque de Holanda 2005, la Argentina de Lionel Messi ganó sus seis siguientes encuentros y se llevó a casa el trofeo, que revalidó dos años más tarde con un registro de seis victorias y un empate. Curiosamente, el coloso sudamericano no pudo clasificarse para Egipto 2009.

6 son los futbolistas que han conquistado conjuntamente el Balón de Oro y la Bota de Oro de adidas, concedidas al mejor jugador y al máximo goleador del certamen respectivamente. El brasileño Henrique fue el último que se adjudicó el doblete, siguiendo de este modo los pasos de su compatriota Geovani (1983), de los argentinos Javier Saviola (2001), Lionel Messi (2005) y Sergio Agüero (2007), y del ghanés Dominic Adiyiah (2009).

3 son los goles que convirtieron al brasileño Óscar en el quinto jugador que firma una tripleta en la final de un torneo de la FIFA. El inglés Geoff Hurst fue el primero, tras completar la suya en el último minuto de la prórroga de la Copa Mundial de la FIFA 1966, que terminó con el triunfo del combinado anfitrión por 4-2 contra la República Federal de Alemania. Le siguieron Romario y Ronaldo, con tres dianas por cabeza en la Copa FIFA Confederaciones 1997, en la que Brasil se impuso a Australia por 6-0. Kim Song Hui repitió la gesta en la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA 2006, que la RDP de Corea conquistó por 5-0 contra China. La contribución de Óscar hizo que esta fuera la final con el marcador más abultado de los 34 años de historia de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA.

0 son los goles que convirtieron a Inglaterra en la primera selección que ha conseguido el pase a la ronda eliminatoria de una competición de la FIFA sin haber sumado ni un solo gol a favor. Los pupilos de Brian Eastick no lograron pasar del empate a 0-0 en sus tres citas del Grupo F, contra la RDP de Corea, Argentina y México. Con todo, Inglaterra pasó a octavos como una de las mejores terceras clasificadas, pero allí se despidió, tras caer ante Nigeria por 1-0. Con esta derrota, los británicos suman ya 14 encuentros de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA sin saborear las mieles del triunfo, con lo que superan la marca que hasta ahora compartían con México. Inglaterra solo ha marcado un gol en sus últimos 13 partidos del certamen.

-10 es la inverosímil diferencia de goles con la que Guatemala pasó a octavos de final en Colombia 2011. Ningún equipo se había clasificado para la ronda eliminatoria de una fase final de la FIFA con un balance tan negativo. En sus dos primeras citas, los hombres de Ever Almeida tropezaron estrepitosamente, por 5-0 ante Nigeria y por 6-0 frente a Arabia Saudí. Sin embargo, el solitario tanto de Marvin Ceballos en el minuto 81 de su partido contra Croacia (indudablemente el más famoso de la historia futbolística guatemalteca), propulsó a la modesta representante de la CONCACAF a la siguiente fase como una de las mejores terceras clasificadas, a pesar de que su promedio de posesión dentro del Grupo D fue solo del 39,3%. Ya en octavos, Guatemala cayó por la mínima (1-0) contra Portugal, que a la postre se proclamaría subcampeona mundial de la categoría.