Cuando sus predecesores se llaman José Nasazzi, Obdulio Varela o Diego Lugano, decir que el puesto de capitán de Uruguay comporta grandes responsabilidades es casi un eufemismo. Gastón Silva, que luce el brazalete de la Celeste en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Turquía 2013, es consciente de ello, pero parece hecho a medida para el puesto.

Sereno, atento a todo y siempre bien colocado en el eje de la zaga, Silva es de esos jugadores que tranquilizan a sus compañeros, al tiempo que inquieta a los rivales en el cara a cara o en los duelos por alto. “Cada equipo debe poder apoyarse en un jugador con una personalidad como la suya”, señaló a FIFA.com el defensa charrúa a propósito de sus ilustres precursores. “En cada selección, hay una referencia en este rol, y es un honor que me toque a mí suceder a esos jugadores. Además de sus cualidades futbolísticas, son jugadores que en los momentos difíciles están ahí para empujar al equipo hacia delante. Y el hecho de que un defensor ocupe este puesto es muy importante, porque ve todo el juego por delante de él, a sus compañeros y a sus rivales”.

Tras haber estado presente en México, cuando su selección se inclinó ante el país anfitrión en la final de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA 2011 en un estadio Azteca lleno hasta la bandera, Silva espera vivir otros momentos gloriosos en Turquía. “Aquel campeonato y aquella final quedarán para siempre como un gran recuerdo”, admitió el jugador de Defensor Sporting. “Espero que pueda repetirse aquí con la selección sub-20. Queda un partido para conseguirlo, pero espero que el resultado final sea diferente esta vez…”.

Para conseguirlo, Gastón Silva (que espera seguir los pasos de Lugano, un mito en Turquía tras sus éxitos con el Fenerbahçe, pero que confiesa admirar a David Luiz) puede contar con un equipo tan unido como motivado, en el que cada uno desempeña un papel importante. Aprovechando la circunstancia, a unas horas de la semifinal contra Irak, FIFA.com ha pedido al capitán que haga las presentaciones…

Gastón, en el equipo, ¿quién es el jugador más rápido? ¿Y el más lento?
¡Diego Laxalt! Es una flecha y, sin duda, el más rápido del grupo. Es una baza muy valiosa, porque a veces se necesita un jugador que marque la diferencia por su velocidad. El más lento… difícil de decir. Hay jugadores que, por la posición que ocupan, no tienen necesidad de ser rápidos, que poseen otras características y que lo compensan con otras cualidades útiles para su puesto, ya sea en defensa, en ataque o en el mediocampo.

¿Quién posee el remate más demoledor?
Sin lugar a dudas, Lucas Olaza. Todavía no ha tenido la oportunidad de jugar en el torneo y, por tanto, de mostrar esa potencia, pero es un jugador muy bueno y el que le pega más fuerte al balón.

¿Quién es el principal “guerrero”, el más batallador de la plantilla?
Hay unos cuantos, y siempre los ha habido en los equipos uruguayos. Creo que yo soy uno de ellos. En la cancha, disputo cada balón como si fuese el último. Está también Sebastián Cristóforo en el mediocampo, que es un auténtico guerrero. Con él en el mediocampo y yo atrás, estamos al menos bastante bien armados para ir a la guerra…

¿Cuál es el jugador más talentoso con el balón en los pies?
En este plantel, tenemos jugadores realmente buenos. Pero algunos, sobre todo los jugadores ofensivos, son de un nivel superior: Giorgian de Arrascaeta, Diego Rolán y Nicolás López. Pero si hay que elegir uno solo, el que tiene mejor técnica, todo el mundo lo reconoce en el equipo, es De Arrascaeta.

¿Quién se pasa más tiempo delante del espejo?
¡Ah! El que más se cuida es Gianni Rodríguez…

¿Quién es el intelectual del grupo? 
Maximiliano Amondarain es el cerebro. Habla bien, estudia mucho, sabe lenguas extranjeras... Él tampoco ha jugado todavía, pero además de su ciencia, puede aportar mucho al equipo.

¿Quién es el DJ de la plantilla, el que elige la música en el autobús o en los vestuarios? 
Es Gianni Rodríguez. ¡Se ha declarado responsable de crear ambiente en el vestuario y en el hotel! En estos momentos, la música que más escuchamos son plenas uruguayas y cumbia. El grupo que más escuchamos es Mala Tuya. Pero la música de la victoria es una canción uruguaya, la canción de la selección, que todo el pueblo uruguayo canta cuando juega Uruguay: Cielo de un solo color.

¿Quién es el más divertido del equipo?
Hay muchos a los que les gusta hacer bromas, pero el especialista, una vez más, es Gianni Rodríguez. Forma parte del personaje: la música es él, las bromas, también están ligadas a él. Siempre está de buen humor. Es su carácter, su personalidad. Y es importante tener a alguien así en el grupo, que mantenga el buen ambiente.

¿Quién ronca cuando duerme? ¿Y con quién comparte habitación?
¡Guillermo Varela! Imposible de fallar. Y comparte habitación con José Giménez. Pero no le molesta especialmente, porque él también ronca…

¿Qué jugadores son inseparables?
Dos jugadores que no se sueltan jamás y pasan todo el tiempo juntos: Giorgian de Arrascaeta y Gino Acevedo. Se conocen desde hace mucho tiempo y, desde que llegamos aquí, lo hacen todo juntos, comparten la misma habitación, se sientan juntos en el autobús... Cuando encuentras a uno, el otro nunca está muy lejos.

¿Quién es el rey de la sala de juegos?
Ah, en ese aspecto, hay que rendir homenaje a Diego Rolán, que juega todo el rato, sobre todo a la Playstation. Nunca se harta, y siempre quiere ganar.

¿Quién se pasa más tiempo en las redes sociales, con la nariz pegada a su teléfono o su ordenador?
Muchos jugadores pasan mucho tiempo con eso; la mayoría se sirve de todos los medios de comunicación. Pero el más adicto podría ser José Giménez, que está todo el tiempo en las redes sociales y que no para de enviar mensajes.

¿Quién llega tarde continuamente? 
No me gusta delatar, pero estoy obligado a reconocer que Gonzalito (Gonzalo) Bueno siempre llega tarde…

Por último, ¿quién levantará el trofeo de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA el próximo 13 de julio? 
Evidentemente, espero que sea un jugador de Uruguay. Y en ese caso, no será una sino dos personas quienes levantarán la copa: mi amigo Emiliano Velázquez, con quien comparto habitación, y yo. Sueño con ese momento, pienso en ello todo el rato. Todo este grupo merece vivir ese momento. Después, la alegría que vendrá a continuación si lo conseguimos, me cuesta imaginármela…