• Federico es hijo del exdelantero internacional italiano Enrico Chiesa
  • Tiene 19 años y debutó en la Serie A contra el Juventus en la jornada 1 de la temporada 2016/17
  • Es atacante y aspira a conquistar la gloria en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 

Los Maldini, los Vieri o los Abate son varias de las familias italianas de futbolistas en las que los hijos siguieron los pasos de sus progenitores y llegaron a competir en la Serie A. Esta temporada se añadió a esa lista otro célebre apellido italiano, Chiesa, cuando Federico, hijo del exdelantero internacional Enrico, debutó en las filas del Fiorentina.

Chiesa se estrenó como titular en un partido oficial con el conjunto de Paulo Sousa nada menos que contra el Juventus, defensor del título, en la jornada inaugural de la actual campaña de la Serie A, en agosto de 2016. El muchacho quedó gratamente sorprendido al saber que figuraría en el once inicial, y ni siquiera tuvo tiempo de llamar a su padre para pedirle algún consejo antes de ese primer encuentro con el plantel profesional.

“Mi padre ha tenido una gran influencia en mi carrera hasta ahora, me ha dado buenos consejos en los momentos adecuados. El entrenador me dijo que iba a jugar cuando faltaba una hora para el partido [ante el Juventus], así que no me dio tiempo a hablar con él antes de debutar”, explica Chiesa a FIFA.com.

“Debutar con el Fiorentina contra su gran rival de siempre, el Juventus, fue una sensación asombrosa”, añade. “Estoy disfrutando de todos los partidos, soñaba con jugar contra los mejores clubes y los mejores futbolistas de Italia desde que era niño”.

Chiesa, nacido en Génova, dio sus primeros pasos en el U.S. Settignanese, para luego incorporarse en 2007 al Fiorentina, en el que militó su padre. Y fue en la cantera del club toscano, con sede en Settignano, donde aprendería a las órdenes de Kurt Hamrin, estrella del Mundial de 1958 y campeón de la Copa de Europa de 1969.

“No recuerdo mucho de mi experiencia con Kurt Hamrin”, dice Chiesa, refiriéndose al legendario jugador de la selección sueca y del Fiorentina. “Yo tenía seis años, entonces no sabía ni quién era ni lo que había hecho por el fútbol. Pero contemplándolo desde la perspectiva de hoy en día, fue un honor que me entrenase”.

Grandes ambiciones en Corea
Luciendo el dorsal número 25, el mismo que su padre, Chiesa se ha consolidado como una pieza clave del Fiorentina en su primera temporada. Su técnico, Sousa, ha declarado que “juega con la alegría de un niño”. Al mismo tiempo que su calidad le ha servido para labrarse un nombre en Italia con la Viola, el joven artillero confía en poder actuar con los Azzurrini en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA que se celebra en mayo en la República de Corea.

Varios de los grandes nombres del fútbol mundial actual, como Lionel Messi, Sergio Agüero y Paul Pogba, causaron sensación durante su paso por el Mundial Sub-20, y todos ellos darían un impulso importante a sus respectivas carreras como internacionales absolutos poco tiempo después de disputar ese certamen.

“Por supuesto, espero participar en el Mundial Sub-20 con la selección italiana”, dice Chiesa. “Muchos jugadores que han dejado huella en las competiciones de selecciones absolutas jugaron antes este torneo. Para mí será un gran honor disputarlo, y una experiencia increíble”.

El combinado absoluto italiano cuenta con cuatro títulos mundialistas en su palmarés, pero los Azzurrini nunca han logrado superar la fase de cuartos de final de la cita sub-20. La edición de 2017 será la primera de las cuatro más recientes en la que compitan los italianos, y Chiesa afirma que este año viajarán a la República de Corea con grandes ambiciones.

“Iremos a la República de Corea a ganar el Mundial Sub-20”, anuncia el ariete, de 19 años.

LosAzzurrini están dirigidos por el excentrocampista internacional Alberigo Evani, subcampeón de la Copa Mundial de la FIFA EEUU 1994™ y bicampeón de la Copa de Europa con el AC Milan, a quien se ha encomendado la misión de conducir a la nueva hornada de talentos italianos en República de Corea 2017.

“Alberigo Evani es un gran entrenador”, señala Chiesa. “Jugó muchos partidos con la selección absoluta y tiene experiencia suficiente como para ayudar a Italia a ganar el Mundial”.