• Philipp Ochs es el capitán de la selección alemana sub-20
  • Es lateral izquierdo pero le gusta ser polivalente
  • Juega en el TSG Hoffenheim 1899
Philipp Ochs es un ejemplo más de lo difícil que es dar el salto al fútbol profesional incluso para un referente en las categorías inferiores de la selecciona alemana como él. FIFA.com dialogó con este zurdo de 20 años sobre la próxima Copa Mundial Sub-20 de la FIFA República de Corea, su equipo, el TSG Hoffenheim 1899 —que se encuentra actualmente en puestos de Liga de Campeones—, y de cómo está llevando su situación en estos momentos.

Despegue...
La carrera de Ochs arrancó de manera sobresaliente. El extremo zurdo se convirtió en sinónimo de gol en las categorías inferiores de la selección alemana gracias a sus peligrosas internadas por la banda izquierda. A principios del año 2016, fue consolidándose en el once del Hoffenheim, que por entonces luchaba por mantenerse en primera división. Si bien su posición suele ser más adelantada cuando juega con el combinado nacional, en su club es habitual verlo de lateral izquierdo o incluso como único volante, ya que el TSG emplea con frecuencia una defensa de tres.

No obstante, Ochs no tiene ningún inconveniente con este sistema: "Soy de vocación ofensiva, desde luego. Pero me gusta poder actuar en distintas demarcaciones y ser polivalente. Es algo que me permite seguir con mi progresión personal". Y en un sistema ofensivo como el del Hoffenheim, que suele presionar muy arriba en cuanto pierde la pelota, la competencia por un puesto en el ataque es feroz: "El mejor ejemplo de ello es mi compañero Steven [Zuber], que ya ha marcado algunos goles jugando en esa posición. Estoy seguro de que esta capacidad de adaptarme a distintas demarcaciones me será muy valiosa en el futuro".

...y turbulencias
Lo cierto es que Ochs no está teniendo continuidad esta temporada, y juega casi exclusivamente con el equipo filial. El Hoffenheim está luchando por acceder a la Liga de Campeones de la UEFA, y son otros los futbolistas que gozan de prioridad. "Disponer de minutos es muy importante para los jugadores más jóvenes. Pero el equipo está muy bien cubierto en mi demarcación y cuenta con grandes individualidades", señala Ochs, cuyo deseo es consolidarse en su club actual, pese a haber recibido ofertas para cambiar de aires. "Esto me obliga a seguir esforzándome al máximo y demostrarle permanentemente al entrenador que estoy ahí y que quiero jugar".

Sin duda, el apoyo de sus compañeros le permite llevar mejor esta situación. "Jóvenes como Niklas Suele o Jeremy Toljan, me han ayudado. Pero también los más veteranos, como nuestro capitán Eugen Polanski, han sabido siempre darme consejos".

República de Corea, un hito
Ochs destaca la importancia de los torneos juveniles internacionales en la formación de los futbolistas. "El Campeonato de Europa del año pasado en nuestro país fue muy especial, pero el Mundial de Corea del Sur nos abrirá las puertas a nueva cultura y a algunas selecciones nuevas. Estoy muy expectante y es un torneo que me hace muchísima ilusión", afirma el capitán habitual de la selección alemana sub-20.

"Me considero un capitán tanto dentro como fuera de la cancha. Como tal, es mi deber integrar, alentar y ayudar a aquellos que han llegado al equipo este año", explica sobre su papel dentro de la selección, a la que describe en estos términos: "Todos nos apoyamos mutuamente y lo damos todo en el campo por nuestros compañeros".