• El capitán palpita la final en exclusiva para FIFA.com y FIFA TV
  • Cómo se preparan, la historia detrás del gol de Sosa, el gusto por Suwon
  • Para acceder a la nota conjunta con el capitán inglés, haz click aquí

Yangel Herrera es el líder indiscutido de la mejor Venezuela que haya pisado jamás un torneo FIFA. El capitán del finalista de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA República de Corea 2017 es a quien todos escuchan, el que se levanta primero para que los demás lo sigan. Tiene un respeto ganado a fuerza de trabajo en ese liderazgo, que ostenta desde la Sub-15 de manera ininterrumpida.

A horas de decidir ante Inglaterra

quién será el nuevo campeón mundial de la categoría, Herrera se sentó a hablar con FIFA.com y FIFA TV y mostró su serenidad pese a que en su país hay una euforia exorbitante por lo que puede ser un título inédito.

"Este es un grupo bastante maduro, bastante talentoso, con muchos jugadores de jerarquía. Es nuestra primera final de un Mundial pero lo tomamos como un partido más. Lo sabemos manejar, lo sabemos jugar", asegura sin amilanarse ante el reto sino todo lo contrario.

"Hemos confiado en el trabajo que venimos haciendo por más de dos años. Estamos conscientes que somos la mejor generación de nuestro país, estamos causando un gran revuelo pero lo tomamos con la mayor naturalidad, con la mayor seriedad posible. Sabemos que estamos en una final del mundo y no vamos a dejar pasar la oportunidad que Venezuela mayormente no está acostumbrada a jugarla".

En el recorrido hasta la final, Herrera se queda con un momento de entre los muchos que les tocaron vivir como equipo: "El gol de Uruguay en el minuto 90 fue un plus muy importante para nosotros. A partir de ese gol nos cambia todo, el ánimo del equipo subió de una manera impresionante".

La anécdota increíble del gol de Sosa
Lo increíble fue cómo se dio ese gol, lo que revela el capitán del detrás de la escena del golazo de Samuel Sosa. Algo que el 8 explica como "la suerte del campeón" y que "Dios estuvo con nosotros".

"Peñaranda estaba cegado porque lo quería cobrar él. Rafa desde la raya le gritaba que fuera Samuel el que la cobrara, Peñaranda no le acataba lo que decía. Me llamabaa mí y yo también le gritaba a Peñaranda que lo dejara. Peñaranda que le dijo que no tocara la pelota y Samuel ya estaba resignado a no cobrar. Cuando pita el árbitro todavía piensa que le va a pegar Peñaranda y Peñaranda, en el último momento, no sé qué le pasó y le hace señas con la cabeza que lo cobre él. Ahí Samuel tomó carrera".

Lo que pasó en ese instante es difícil de explicar: "Al mirar todos la pelota entrar, se te nubla todo, se te ciega todo. Sólo te vienen emociones muy bonitas que este sólo este lindo deporte te las puede dar".

Japón, Uruguay y la alegría por Suwon
En ese mismo camino, que se inición con una primera ronda ideal y en los cara a cara debieron bregar ante Japón, Estados Unidos y Uruguay -los dos primerso ganados en la prórroga, el último en los penales- el volante tiene claro cuál fue el peldaño más difícil.

"Japón hasta el momento ha sido el rival más duro que nos ha tocado vencer. Un equipo con un orden táctico impresionante. El partido con Uruguay fue de más guerra dentro de la cancha, del que más luchara se iba a quedar con la victoria. Fueron partidos diferentes".

La final será en Suwon, "uno de los estadios más frescos en donde jugamos, que corrimos más, nos sentimos mejor adentro de la cancha". Allí se enfrentaron a México en la fase de grupos. "Sabíamos que este era el estadio de la final y decíamos: "Aquí queremos jugar la gran final".

El sueño se cumplió y ahora van por el más importante de todos: "Tenemos que tomarlo como un partido más, con la bonita experiencia de que es una final del mundo y te corona campeón. Qué mayor motivación que esa: sólo salir a la cancha para dar lo mejor de nosotros para llevarnos el título, que es lo que hemos venido a buscar acá y lo que tanto deseamos".