• Uruguay y Venezuela se medirán en un semi
  • La Vinotinto venció a EEUU en el alargue
  • La Celeste derrotó a Portugal por penales
EL RESUMEN DE LA JORNADA – Esta jornada de cuartos de final de la Copa Mundial Sub-20 República de Corea 2017 ha ofrecido dos encuentros intensos y apasionantes durante un total de cuatro horas de gran fútbol. Venezuela y Uruguay se han impuesto en sus respectivos partidos para decretar la composición de la primera semifinal.

Se trata de la primera vez que Venezuela se clasifica para la ronda de semifinales del Mundial Sub-20 (con lo que iguala su mejor trayectoria en un torneo de la FIFA), aunque para conseguirlo ha tenido que emplearse a fondo. Los venezolanos asediaron la portería de Estados Unidos durante la mayor parte de los 120 minutos de juego, pero la mala suerte y la falta de puntería los obligó a luchar sin denuedo para terminar conquistando una victoria muy ajustada (2-1).

La contienda entre Uruguay y Portugal resultó mucho más igualada. Al cabo de un partido de ida y vuelta, en el que Xande Silva anotó el octavo gol más madrugador de la historia del Mundial Sub-20, una tanda de penales épica sentenció el encuentro. Se fallaron cinco penales consecutivamente, tras ocho aciertos seguidos, hasta que el arquero Santiago Mele atajó tres lanzamientos para decantar el resultado del lado de Uruguay. 

Resultados
Cuartos de final: Venezuela 2-1 Estados Unidos (t.s.) | Portugal 2-2 Uruguay (4-5 pen.)

Momentos destacados
La fructífera perseverancia de Peñaranda
Nadie puede negar que Venezuela ha impuesto su superioridad y su dominio en el choque contra Estados Unidos. Sin embargo, sus 20 disparos a puerta contra siete de los estadounidenses no terminan de dar una idea cabal de lo que ocurrió en un encuentro caracterizado por rifirrafes en el área, impresionantes paradas y balones estampados en la madera. Adalberto Peñaranda desperdició la ocasión más clara del partido al rematar muy desviado contra la puerta totalmente vacía, después de que un balón rebotado le cayera en los pies. Sin embargo, él mismo se encargó de enmendar la plana a principios de la prórroga con un disparo perfectamente orientado, que quebró la resistencia de Estados Unidos y puso merecidamente a Venezuela en semifinales.

La incredulidad de Peixe
A veces se producen momentos en el fútbol que dejan a todo el mundo con la boca abierta; baste recordar la chilena de Mario Mandzukic en la final de la Liga de Campeones de la UEFA. Y en ocasiones, desde el otro lado de la línea de banda, estos instantes excepcionales del juego se viven con mucho más asombro si cabe. Al menos, así se lo pareció a todos los presentes al observar la reacción de Peixe, el seleccionador de Portugal, tras el segundo gol de su equipo. El envenenado lanzamiento de rosca de Diogo Gonçalves fue una obra de arte, pero el técnico, ganador del Balón de Oro adidas de 1991, solo acertó a agarrarse la cabeza con las manos sin poder creer lo que estaban viendo sus ojos, antes de expresar su sorpresa y admiración con gestos exagerados a sus asistentes, tan atónitos como él mismo.

New York-New York
En los primeros compases del choque entre Estados Unidos y Venezuela se echó en falta en el mediocampo al “Manzanita”, Yeferson Soteldo, pero en el encuentro estuvo presente la Gran Manzana de principio a fin. De hecho, la primera mitad se convirtió en un derbi de Nueva York en pequeñito, con Yangel Herrera, capitán de Venezuela, representando el extremo azul de la ciudad, el New York City, y Tyler Adams, de Estados Unidos, el extremo rojiblanco del New York Red Bulls. Como todo derbi que se precie, el de hoy ha sido de alta rivalidad y especialmente intenso. Al final, el equipo del Estadio de los Yankees vio cómo su representante se proclamaba campeón de este duelo particular.

La primera actuación de ABBA
Los espectadores en Daejeon disfrutaron del debut en los escenarios mundiales de un nuevo orden en los penales, a menudo llamado sistema “ABBA”, en una competición de la FIFA. Al igual que en un desempate en el tenis, el primer equipo (el equipo A) saca un solo penal, y a continuación el equipo B lanza dos. El equipo A tiene dos más, y así hasta que cada uno haya disparado cinco. A esta serie le sigue la “muerte súbita”. Santiago Bueno ha sido el héroe que ha puesto fin a la tanda de forma épica.

La frase
"Sabía que la responsabilidad era de los pateadores, así que intenté relajarme y disfrutar lo más posible el momento. La cabeza juega mucho en esto"".
Santiago Mele, arquero uruguayo, tras atajar tres penales en la tanda que puso a su equipo en semifinales

Lo que viene
Jueves 8 de junio
Uruguay-Venezuela

Las redes hablan