• Vuelven a encontrarse tras sus duelos en el Sudamericano
  • Ambos llegaron hasta cuartos sin goles en contra
  • Coito, Córdova y Hernández anticipan una semi espectacular

- ¿Es la semifinal ideal?
- ¡Pero claaaaro!

A Ronald Hernández se le iluminó la cara con la pregunta de FIFA.com y la respuesta le salió de las vísceras: "Nos conocemos mucho, hay antecedentes de hace poco, los hemos visto siempre jugar... [Será] estilo sudamericano. Mejor escenario imposible para una semifinal de una Copa del Mundo".

Genuino, sin impostar una palabra, el punzante lateral derecho venezolano hizo la mejor venta del gran partido que la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA República de Corea 2017 tendrá el jueves en Daejeon: el Uruguay-Venezuela que definirá el primer finalista del certamen.

"Va a ser un partido bastante fuerte. Nos respetamos mucho. Es un clásico sudamericano", acota Sergio Córdova. Algunos puristas del continente dirán que clásicos-clásicos son otros, pero uno de los goleadores del Mundial tiene razones para creer lo que dice.

Los duelos entre ellos por el Sudamericano Sub-20, esos colores con grandes partidos recientes de mayores por eliminatorias mundialistas, el arco invicto hasta cuartos de ambos en este torneo... Fabián Coito, el seleccionador uruguayo, sigue con las similitudes que presagian un choque de titanes del que saltarán chispas.

"El ritmo de juego, la parte emocional que le damos al partido, el corte individual de los jugadores que nos van a dar un aporte importante y diferencial a cada uno. A veces te encontrás con rivales que la expresión colectiva está por encima de cualquier futbolista".

No es este el caso. Tanto uno como el otro están moldeados por un pasado propio que respetan pero al que los jugadores le dan sus características personales.

De hecho, desde aquellos enfrentamientos de enero en Ecuador (0-0 en la primera ronda, goleada 3-0 para la Vinotinto en la fase final) hay dos futbolistas nuevos que han significado un paso adelante en el juego. Ninguno pudo estar en el Sudamericano: son Federico Valverde en Uruguay y Adalberto Peñaranda en Venezuela.

"Con Valverde han tenido más dinámica de juego en la mitad del campo y han soltado a [Rodrigo] Bentancur a jugar más adelante. Es un punto alto para ellos", elogia Hernández, que también tiene miel para su compañero.

"Peñaranda es un elemento muy importante. Nos da la jerarquía de un jugador diferente, que ha tenido un rodado diferente a nosotros. Que ya ha jugado eliminatorias contra Uruguay en Montevideo, Liga española. Es un jugador muy potente en ataque". 

Peña está siendo de gran ayuda para que Venezuela sea la goleadora del torneo con 13 goles -la Celeste convirtió 6-, un poder ofensivo que mostró menos en el clasificatorio. Los iguala la capacidad defensiva.

"Meten, corren, nunca se rinden", admira Córdova. "Nosotros en dos partidos no le pudimos convertir y eso quiere decir algo. Mantienen en este torneo también esa fortaleza defensiva", reconoce Coito aunque aclara que tiene "muchísima confianza en mis jugadores".

Y en ese juego de iguales, un factor que puede ser determinante: las jugadas de estrategia. Ambos anotaron tres goles por esa vía en República de Corea. "La manejamos muy bien los dos", analiza Hernández. "Para Uruguay es algo de la casa históricamente. Nosotros la hemos trabajado bien y en este torneo se nos ha dado. Va a ser fundamental".

Sólo queda que llegue el jueves 8 de junio a las 17hs de Corea para que el ábritro dé el pitazo inicial. Y, como dicen los tres, "que gane el mejor".