No sólo fue un auténtico golazo el que marcó Messi días después de cumplir los 18. Además sirvió para que Argentina derrotase a Brasil en semifinales de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2005.