El francés Allan Saint-Maximin hizo gala, ante Nueva Zelanda, del guante que tiene en su diestra. Casi sin ángulo, y desde fuera del área, la coló con un disparo lleno de sutileza y precisión.