Sergio Cordova marcó uno de los goles de este Mundial Sub-20 en una jugada que lo tuvo todo. Control acrobático y regates en una baldosa para dejar por los suelos a dos defensores y al arquero mexicanos.