El alemán Suat Serdar demostró su clase ante Zambia. Ante la llegada de un centro al área pequeña, tomó posición y esperó a la pelota para darle de espuela y meterla pegada al palo derecho.