Turquía fue la gran revelación de la Copa Mundial de la FIFA 2002, pero no fue éste su estreno mundialista, que se remonta a Suiza 1954