Tras sobrevivir a un escándalo de amaño de partidos, la selección de Zimbabue busca volver a conquistar su lugar en el fútbol africano.