Llamativo por su cabellera rubia, el delantero nipón Masato Fukui, nos habla de su aventura en Montenegro, un destino poco común para un futbolista japonés.