El capitán de la selección italiana campeona del mundo en Alemania 2006, Fabio Cannavaro, rememora su momento clave en aquel torneo: el triunfo ante los anfitriones en semifinales.