Indescifrable, escurridizo, veloz, mágico. Esos son apenas algunos de los calificativos que retrataban a Garrincha, uno de los mejores y más recordados atacantes de Brasil. Hoy le recordamos