Capitán del inolvidable equipo húngaro de la década del '50, el "Comandante galopante" convirtió 83 goles en 84 partidos internacionales. Durante su ilustre carrera ayudó tanto a los "Magiares mágicos" como al Real Madrid a alcanzar nuevas metas.