La región de la CONCACAF albergó este año la prueba reina del fútbol femenino, en la que Estados Unidos se ciño su tercera corona mundial tras un torneo memorable en Canadá. No obstante, a 2015 aún le queda una bala en la recámara para esta confederación, puesto que esta semana comenzará en Honduras el Campeonato Femenino Sub-20 de la CONCACAF, en el que también se adjudicarán tres plazas para la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA 2016.

Además, en febrero se disputará en Texas el Preolímpico, con dos billetes para Río en el punto de mira. Así las cosas, en las próximas semanas y meses habrá mucho en juego en la zona de CONCACAF, con la vista puesta en Papúa Nueva Guinea 2016 y Río 2016.

San Pedro Sula será la sede del Campeonato Femenino Sub-20 de la CONCACAF, con dos estadios, el Francisco Morazán y el Olímpico Metropolitano, en el que las jóvenes promesas de la región podrán lucir todo su talento. La competición empezará el jueves con el Grupo A: la anfitriona se medirá a Jamaica y Canadá a Trinidad y Tobago. El viernes, en el Grupo B, Haití se enfrentará a Panamá y la vigente campeona, Estados Unidos, hará lo propio con México.

Papúa Nueva Guinea en el horizonte
Los dos mejores combinados de cada grupo se verán las caras el 11 de diciembre en las semifinales y los ganadores de ambos duelos tendrán asegurado el pase a Papúa Nueva Guinea. El choque por la tercera plaza está programado para dos días después y de él saldrá la tercera representante de la región en la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA. A continuación se celebrará la final.

Este certamen no ha sido tradicionalmente muy propicio para los conjuntos caribeños. De hecho, ninguno de ellos se ha clasificado nunca para la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA. Sin embargo, Haití, Jamaica y Trinidad y Tobago quieren poner punto final a esa racha este año. El técnico de las Princesas Soca, Jason Spence, cree que ésta es una gran oportunidad para que sus pupilas brillen ante las potencias tradicionales de la zona. "El objetivo final es llegar a la Copa del Mundo, ya sea en el primero, el segundo o el tercer lugar", explicó una vez concluido el sorteo. "Vamos hasta el final. El fútbol femenino está creciendo en todo el mundo. Lo hemos visto en las eliminatorias de la Unión Caribeña de Fútbol (CFU), estamos viendo que el nivel del fútbol ha aumentado. Definitivamente creo que va a haber algunas sorpresas".

Estados Unidos, México, Costa Rica y Canadá, esta última en calidad de anfitriona, representaron a la CONCACAF en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2014. No obstante, las Ticas cayeron ante Panamá en la competición preliminar de la zona centroamericana (UNCAF), por lo que la puerta está abierta para que un nuevo candidato presente batalla por una plaza en Papúa Nueva Guinea 2016.

Rumbo a Río
Nada más sonar el pitido final en San Pedro Sula, la atención del fútbol femenino de la región se trasladará a Texas con motivo de los clasificatorios de la CONCACAF para el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino que, a diferencia de su equivalente masculino, contará con la participación de 12 selecciones absolutas de todo el mundo. La CONCACAF tiene asignadas dos plazas para este certamen.

El sorteo para la cita de febrero se celebró la semana pasada y sus resultados arrojaron un nivel desigual entre los dos grupos. En el B quedaron encuadradas Canadá, Guatemala, Trinidad y Tobago y Guyana, una situación muy favorable para la medalla de bronce en Londres 2012.

En el A encontramos a la campeona del mundo, Estados Unidos, Puerto Rico, México y Costa Rica. Dado que sólo las dos finalistas viajarán a Río, la pugna por alcanzar las semifinales se presenta muy reñida.

Pero independientemente de lo que suceda y de qué equipos vayan a la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA y al Torneo Olímpico de Fútbol Femenino, a la CONCACAF le espera un verdadero festín de fútbol femenino con mucho en juego. Suficiente para mantener hasta al aficionado más despreocupado pendiente de los resultados.