El fútbol de Granada está experimentando cambios importantes. No en el terreno de juego ni en la parcela técnica, sino en el rutinario entorno de las oficinas de su asociación nacional, entre las fotocopiadoras y las máquinas de hacer café. Malaika Church, con apenas 30 años, asumió hace unos meses el cargo de secretaria general interina del ente rector del fútbol granadino, convirtiéndose en una de las pocas mujeres que ocupan un puesto tan elevado en las 209 asociaciones nacionales de la FIFA.

“Tiene muchas ganas de aprender. Es muy trabajadora y muestra una gran dedicación”, afirma el presidente de la Asociación Granadina de Fútbol (GFA), Cheney Joseph, ex capitán de la selección masculina (conocida como los Spice Boyz). Joseph, un hombre perspicaz y atlético que todavía se calza las botas de vez en cuando, contribuyó decisivamente al ascenso de Church, de ser una voluntaria no remunerada a una de las principales personas en la toma de decisiones sobre el fútbol nacional.

La voz del presidente de la GFA desde 2010 rezuma orgullo al hablar de su joven protegida. “Puede ser un poquito terca a veces, debo decirlo”, añade Joseph con una sonrisa, mostrando la simpatía por la que es famosa la nación caribeña de Granada. 

Encuentro casual
Joseph conoció a Church hace cuatro años, mientras lo entrevistaba la principal televisión del país. La joven, que estaba en prácticas en el departamento de producción de la emisora, se presentó personalmente al hombre más poderoso del fútbol de la isla. Cuando unos meses más tarde llamó a la GFA solicitando un puesto de voluntaria, el presidente se puso contentísimo.

Church ejerció como voluntaria en el desarrollo del fútbol femenino. “Empezó a utilizar las redes sociales para recabar apoyos”, recuerda Joseph. “Tenía algo especial. No sólo el toque femenino; era algo más”.

Después de marcharse a China para cursar una maestría, Church regresó a la GFA, de nuevo como voluntaria. Pero en su trabajo para el anterior secretario general, Ambrose Phillip, sus funciones eran mayormente administrativas, con el consiguiente desaprovechamiento de su talento y su competencia. Cuando su jefe dimitió el pasado mayo, el presidente Joseph vio clara la oportunidad de reorganizar la situación, y nombró secretaria general interina a Church. “Era la persona idónea para el puesto”, recalca. “Si permanece cinco años en este puesto, puede ser uno de los líderes más destacados del fútbol caribeño”.

Pero antes de eso, Church se encuentra en Zúrich, en la sede de la FIFA. Es una de las 35 mujeres de todo el planeta que participan durante esta semana en un módulo del Programa de Desarrollo del Liderazgo Femenino de la FIFA. Dicho módulo forma parte de un curso de nueve meses que, en colaboración con la THNK School of Creative Leadership, aspira a aumentar la cantidad de lideresas en el fútbol. 

Días ocupados, rentabilidad futura
A Cheney no le entusiasma perder a uno de sus mejores activos durante un periodo ajetreado. La GFA Premier League –la liga de primera división del país– está en marcha, y Granada se prepara a marchas forzadas para albergar el próximo marzo el clasificatorio de la CONCACAF para la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA 2016.

“Estamos muy ocupados por aquí”, admite el presidente. “Pero de todas formas, conociendo a Malaika, ¡estará haciendo mucho de su trabajo desde Zúrich! El curso nos beneficiará a todos a largo plazo, así que nos sale rentable”.

El eminente nombramiento de Church es solamente la cresta de una ola general de potenciación de las mujeres en el fútbol granadino. Actualmente, ocho árbitras (principales o asistentes) hacen sonar sus silbatos o alzan su banderín en la primera división masculina. Además, la GFA tiene pensado contratar a una mujer como responsable de prensa en los próximos meses, así como recurrir a jugadoras veteranas como posibles entrenadoras en un futuro. 

“Todavía tenemos que vencer el tabú de que el fútbol es un deporte para hombres”, destaca Joseph. Y la joven Church está poniendo de su parte para disipar un concepto tan anticuado... La última de sus numerosas ideas consiste en una pareja de mascotas: Spice y Spicy; una masculina y otra femenina, para abrir las mentes de los niños de la isla. “Aparecerán en dibujos animados y en cómics. Atraerán a los críos desde muy tierna edad”. 

Con una persona tan activa como Malaika Church recorriéndose los despachos de la GFA, quién sabe cuánto podría cambiar el fútbol de Granada, y qué efecto dominó podría provocar en el resto de la zona caribeña. “Tiene muchísimas ideas”, concluye Joseph riendo. “Ni te imaginas cuántas…”