La alemana Kim Kulig tuvo una trayectoria prometedora, que por desgracia terminó antes de tiempo por una lesión. Ahora ha decidido centrarse en los aspectos positivos de su “segunda carrera”, parte de la cual consiste en dar a las mujeres y niñas de todo el mundo la oportunidad de jugar al fútbol.

Kulig, antaño una estrella en ciernes del esquema alemán, fue tercera de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Chile 2008, y un par de meses más tarde se estrenó con la selección absoluta. Esta organizadora de juego conquistaría más adelante el trofeo del Mundial Femenino Sub-20 celebrado en su país, logrando además el Balón de Bronce adidas del torneo. Sin embargo, la lesión de rodilla sufrida en la Copa Mundial Femenina de la FIFA Alemania 2011™ supuso un freno a su carrera, y decidió colgar las botas en 2015, tras una malograda rehabilitación durante su etapa con el 1. FFC Fráncfort.

No obstante, la retirada no implica que Kulig se haya alejado del deporte que le apasiona. Todo lo contrario. Además de su incipiente carrera como presentadora de televisión, ejerce de embajadora Live Your Goals, contribuyendo a impulsar la misión de la FIFA de dar a las niñas y mujeres de todo el mundo la oportunidad de jugar al fútbol en todos los niveles.

“No me resulta fácil poner punto y final a mi carrera de futbolista”, explica Kulig. “Pero ya estoy deseando afrontar los interesantes y complejos proyectos que me esperan”.