Luego de muchos años defendiendo con honor el nombre de su país a nivel internacional, ahora llega el momento de ser profetas en su tierra. El 18 de febrero arranca, por fin, la tan ansiada liga femenina profesional de fútbol en Colombia.

Las Superpoderosas y sus sucesoras ven cumplido el sueño de estrenar una competición nacional que cuenta con el respaldo económico y estructural del Programa Forward de la FIFA, así como de la CONMEBOL, y el compromiso de la DIMAYOR.

“Es la recompensa al trabajo de las jugadoras y de mucha gente que defiende desde hace años el fútbol femenino en Colombia. Es una alegría inmensa tener una liga profesional y es histórico para el país. Obviamente, estamos muy felices e ilusionadas”, confirma a FIFA.com Daniela Montoya, unas de las internacionales cafeteras que, después de dos Copas Mundiales Femeninas y una cita olímpica, aguarda con emoción la hora de su debut como profesional en su casa.

Los 18 equipos inscritos se dividirán en 3 grupos de 6 que jugarán hexagonales con partidos de ida y vuelta hasta el 7 de mayo. Luego, los dos primeros de cada grupo y los dos mejores terceros se enfrentarán en cuartos de final, también a doble partido, hasta llegar a la gran final, que en el mes de junio coronará al primer campeón de la Liga Femenina Águila.

Beneficios varios
El campeón será el representante de Colombia en la próxima edición de la Copa Libertadores de América. Y además se ha firmado un convenio con la Liga Iberdrola femenina para jugar un par de encuentros, de ida y vuelta, con el campeón español.

Los equipos colombianos en liza tiene un cupo de 8 extranjeras y hasta el momento ya se cuenta con una nutrida presencia de jugadoras internacionales procedentes de Venezuela, Paraguay, Costa Rica, Panamá y Trinidad y Tobago.

Pero lo más emocionante será, sin duda, ver a esas jugadoras que, como Yoreli Rincón, Lady Andrade, Catalina Usme o Daniela Montoya, tanto han luchado por dignificar este deporte defendiendo la camiseta de la selección en Copas Mundiales, Sudamericanos y Juegos Olímpicos.

“Este torneo nacional ayudará a que suba el nivel de la selección. Nosotras entrenábamos cada seis meses o cada año, y ahora pasamos a entrenar diariamente en doble turno y jugamos cada ocho días. El nivel de todas va a subir y así la selección va a seguir creciendo, porque además se van a mostrar muchísimas más niñas que deseaban tener esta oportunidad y podrán ahora ser tenidas en cuenta”, apunta a FIFA.com la internacional Yoreli Rincón, que pertenece al Patriotas Boyacá.

“Era lo que necesitábamos. Hicimos grandes logros inesperados sin tener una liga ni un ritmo competitivo. Ahora que tenemos contratos profesionales podemos darle la prioridad al deporte y eso repercutirá en aumentar el nivel del torneo”, señala Montoya, que compaginará su compromiso con el Envigado Formas Íntimas con sus estudios.

Previas de lujo
Con la intención de dar una mayor visibilidad al torneo, los partidos se organizarán en la previa de los encuentros de fútbol profesional masculino. De esta manera, se minimizarán los costos y al tiempo se aprovecharán las sinergias de una infraestructura deportiva y mediática ya consolidada. Además, habrá transmisión televisiva de un partido femenino por fecha.

“En este proyecto decidieron invertir con todo. Los partidos televisados son un enorme avance que ni siquiera otros países profesionales desde hace años tienen. Es una gran felicidad y orgullo por lo que está haciendo Colombia por este deporte y por las mujeres en general, porque esto demuestra que la igualdad ya viene, y que merecemos más respeto, más apoyo. Que las mujeres somos capaces de hacer todo lo que nos proponemos”, concluye Rincón.

Será una liga profesional en la que la mayoría de las jugadoras contarán con contrato laboral. Los clubes serán los responsables de financiar los costos de salarios y mantenimiento de las jugadoras, además de la organización de los partidos. Por otro lado, la DIMAYOR cubrirá todos los costos de transporte aéreo y terrestre, el hospedaje, el arbitraje y los uniformes, con financiación de derechos de TV, patrocinadores, el ministerio de deportes y el Programa Forward de FIFA.

“El contrato es un gran avance, porque te da seguridad. El fútbol te da de comer y eso hace que las jugadoras se puedan centrar mucho más en el futbol y que puedan continuar practicándolo. Antes teníamos otras prioridades, otros trabajos para poder sacar adelante a las familias, a los hijos… Ahora ya no hay esa urgente necesidad”, defiende Yoreli.

Ahora es el momento de disfrutar, pero como apunta Montoya, sin perder de vista el gran trabajo que aún queda por hacer. Porque la Liga profesional no es el fin, sino el principio: “Es gran responsabilidad. Tenemos un gran compromiso para que esta liga siga creciendo. Que no sea sólo para tres años, sino para toda la vida. Tenemos que pensar a lo grande para que más empresas se unan al proyecto. Esta temporada va a ser la muestra de que hay buen nivel y que merece la pena”.

Los Grupos
Grupo A: Real Cartagena, Petrolera, R. Santander, Unión Magdalena, Bucaramanga, Envigado. 
Grupo B: Equidad, Santa Fe, Patriotas, Atlético Huila, Cúcuta, Fortaleza. 
Grupo C: Pasto, Cortuluá, Pereira, Quindío, Orsomarso, América.