Carli Lloyd, Christine Sinclair y Homare Sawa son algunas de las pocas privilegiadas en haber alcanzado las 200 internacionalidades, pero la portera escocesa Gemma Fay podría entrar en este selecto grupo de bicentenarias este mismo año. Fay debutó con el combinado absoluto de Escocia en 1998, con 16 primaveras, y la internacional escocesa con más partidos y actual capitana de las suyas suma ya 196 partidos con su país. Además, el Tartan Army está listo para participar en su primera Eurocopa Femenina de la UEFA.

Si me hubieran dicho hace 20 años que íbamos a tener jugadoras profesionales, yo, y estoy segura de que mucha más gente, nos habríamos echado a reír.

Gemma Fay, sobre la evolución del fútbol femenino en Escocia

"Lo que más me enorgullece es haber visto evolucionar a lo largo de estos años a muchas de las jugadoras actuales, que han pasado de ser promesas a desarrollar parte de su potencial, así como comprobar que la selección nacional recibe el reconocimiento que, a mi juicio, merece por el progreso que hemos experimentado", afirma Fay sobre su carrera internacional en su charla con FIFA.com.

"Pero, sinceramente, no estoy pensando en llegar a las 200 internacionalidades. Sólo pienso en intentar prepararme para la número 197. La competencia en la selección escocesa es feroz. Da igual que hayas jugado un partido o 196, aquí no tienes nada asegurado. Sólo me centro en el próximo partido y en procurar que mi nombre siga apareciendo en las próximas convocatorias".

Una carcajada de dos décadas
Fay, arquera del Glasgow City, es una profesional centrada, apasionada y resuelta. No es de extrañar, por tanto, que esté a las puertas de celebrar su bicentenario con la elástica nacional. Todo empezó en 1998, cuando, aún en el instituto, Fay debutó con el entramado absoluto en un encuentro contra la República Checa, correspondiente al clasificatorio para la Copa Mundial de la FIFA 1999™.

"El domingo debuté con la selección escocesa y el lunes estaba de vuelta en clase dando matemáticas", recuerda entre carcajadas esta arquera nacida en Perth (Reino Unido). "Me acuerdo que mi familia estaba en la grada y fue un orgullo tremendo escuchar el himno nacional. Al echar la vista atrás me doy cuenta de que fue fantástico y que, de haber sabido entonces las puertas que me iba a abrir aquello en el futuro y en mi vida entera, me habría sentido abrumada".

Hoy, a sus 35 años y con una dilatada experiencia, Fay ha vivido cambios significativos en el fútbol femenino, donde ha pasado los últimos 19 defendiendo la portería a nivel internacional, tanto en su país como fuera.

"Si me hubieran dicho hace 20 años que íbamos a tener jugadoras profesionales, yo, y estoy segura de que mucha más gente, nos habríamos echado a reír. Pero ya es una realidad. Ahora puedes dedicarte a esto, y así es como debe ser: que se tome en serio a las mujeres ya no sólo como futbolistas, sino como deportistas".

"En Escocia ha habido un cambio de mentalidad sobre lo que es el fútbol femenino: ha pasado de ser un deporte de aficionadas a convertirse en un deporte profesional en el que los clubes de primera división entrenan y juegan como equipos profesionales. Hemos necesitado 20 años para llegar a este punto, pero, que no se me malinterprete, todavía queda un largo camino por recorrer. En cualquier caso, la actitud y la cultura general del fútbol femenino ha cambiado notablemente".

Papel debutante
Fay, conocida principalmente por su rol de arquera, también ha demostrado su talento natural para la interpretación. No en vano, su debut en la pequeña pantalla llegó de la mano de la telenovela británica Rubenesque, en el año 2013. Y pese a no contar con experiencia previa como actriz, Fay fue la protagonista entre un elenco de actores británicos de renombre en una serie que tuvo muy buena acogida.

"Fue divertido y algo que estaba completamente fuera de mi zona de confort", asegura la exarquera del Celtic Ladies. "Llevo casi 20 años jugando al fútbol y sé cuál es mi papel. Pero cuando te metes en algo así y te ves rodeada de actores y actrices de tantísimo talento, que llevan toda su vida haciendo eso, te atacan los nervios. Pero creo que es bueno salir de tu zona de confort".

Cuatro años después de su debut televisivo, Fay vivirá un nuevo estreno en julio de 2017: su primer torneo internacional. Tras años de dolorosas experiencias en fases de clasificación que se escaparon por los pelos —quedándose fuera de la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2015 y de la Eurocopa Femenina de 2013 en la repesca—, Escocia debutará este año en la EURO Femenina de Países Bajos.

"Hemos hablado mucho sobre lo de ser la selección que siempre se quedaba a las puertas, y queríamos cambiar esa mentalidad. El fútbol escocés no es así", señala Fay. “En los últimos clasificatorios nos eliminaron por los goles marcados fuera de casa o por una jugada en el último segundo de la prórroga, de manera que este es el primer hito que vamos a poner en lo que nosotras entendemos por progreso”.

"Clasificarnos para la EURO 2017 fue un gran logro, pero ahora tenemos un objetivo aún mayor, que es el torneo en sí. Nunca nos hemos visto en esta situación, pero creemos firmemente que, si somos fieles a nuestros principios y trabajamos con ahínco como equipo, esto será el comienzo de algo bueno para el fútbol escocés".

Y dado que el conjunto dirigido por Anna Signeul se enfrentará a Inglaterra en su primer choque en la prueba continental en julio de 2017, el esperado estreno de Escocia en un torneo importante tendrá además un componente de rivalidad añadido. "No hay mejor manera de estrenarte en tu primer Campeonato Europeo que contra el viejo enemigo", afirma Fay con una sonrisa. "Sin duda, le dará un toque extra de diversión. Es un partido que estamos deseando que llegue", concluye.